alfasigma-7dm


Ramón Cacabelos: «Las alteraciones epigenéticas pueden revertirse con fármacos e incluso con la dieta»

Ramón Cacabelos es Presidente de Euroespes, Catedrático en Medicina Genómica y Presidente de la Asociación Mundial de Medicina Genómica

 

 

Acaban de inaugurar en el Centro Médico EuroEspes el primer departamento de epigenética médica de España. ¿Qué objetivos se persiguen con esta nueva unidad y cuáles serán las principales líneas de investigación?
La epigenética es una ciencia reciente. Se entiende como una especie de interface entre el genoma y el medio ambiente. En los últimos años hemos comprobado que diversas alteraciones epigenéticas participan en la patogenia de los principales problemas de salud, como las cardiopatías y enfermedades asociadas (hiperlipemia, arteriosclerosis, hipertensión, obesidad, síndrome metabólico, etc), y muy especialmente el cáncer y diversas enfermedades cerebrales, sobre todo las neurodegenerativas.

Lo que pretendemos con esta unidad de epigenética médica es desarrollar biomarcadores epigenéticos para poder predecir con antelación el riesgo de padecer estas enfermedades o, en el peor de los casos, poder diagnosticarlas precozmente. También buscamos fármacos epigenéticos capaces de revertir las alteraciones epigenéticas, como la metilación del ADN, la remodelación cromatínica y las modificaciones de las histonas nucleares, o la desregulación que provocan diversos microRNAs en la expresión de los genes. Conceptualmente, en contra de lo que ocurre con los defectos genómicos (que son irreversibles), por fortuna las alteraciones epigenéticas pueden revertirse con fármacos e incluso con la dieta o con determinados productos nutracéuticos, algunos de los cuales ya estamos desarrollando.

¿Por qué cree que hasta la fecha no existía ningún departamento de epigenética médica de España?
En España hay un grupo reducido de excelentes investigadores en epigenética, con gran relevancia internacional. Estos científicos trabajan en la universidad o forman parte de consorcios financiados. Nosotros lo que perseguimos es la aplicación práctica de la epigenética a problemas médicos concretos y para ello hace falta una comunión perfecta entre los investigadores básicos y los clínicos, para que fruto de esa colaboración podamos trasladar los hallazgos de la epigenética a la clínica médica. Estoy seguro que en años venideros habrá unidades de epigenética en muchas universidades y hospitales de nuestro país.

Sus investigaciones se centran mucho en el campo de la genómica. ¿Qué proyecciones de futuro tiene esta rama científica? ¿Qué efecto puede tener el desarrollo de la genómica en la vida de las personas?
La genómica humana probablemente es la ciencia médica que ha experimentado un mayor desarrollo en las dos últimas décadas, gracias al enorme esfuerzo y éxito del proyecto genoma humano, liderado principalmente por Estados Unidos e Inglaterra, aunque en el proyecto global han participado más de 50 países. La genómica nos está ayudando a entender las causas de muchas enfermedades, de las cuales sólo se sabía su causa en menos de un 10%; nos ayuda a desarrollar biomarcadores para la predicción diagnóstica y el diagnóstico precoz; y nos ha permitido dar un salto cualitativo muy importante en la personalización del tratamiento farmacológico mediante la implantación de protocolos de farmacogenómica y farmacoepigenómica. En estos momentos, las biociencias –omics se enmarcan dentro de la cascada genómica-epigenómica-transcriptómica-metabolómica-farmacogenómica. El recorrido de esta nueva concepción de la biología y de la salud versus enfermedad tendrá una repercusión enorme sobre el bienestar de las personas en todos los órdenes, desde la capacidad de prevención, que ahora no tenemos, hasta la personalización terapéutica, que está emergiendo tímidamente en la comunidad médica y científica internacional.

¿Qué tipo de enfermedades podrían desaparecer gracias a los avances en materia genómica? ¿Cuál es el principal área terapéutica de que se puede atacar desde la genómica?
Puesto que las principales causas de morbimortalidad en países desarrollados son las enfermedades del corazón, cáncer y cabeza, es de esperar que la genómica nos permita alcanzar grandes avances para poder controlar estas enfermedades mediante la predicción del riesgo, la implantación de programas preventivos, y la personalización del tratamiento en aquellos casos en los que ya se haya manifestado la enfermedad. Aún así, los países ricos nunca debieran olvidar las epidemias que asolan a los países pobres, como la malaria o el hambre. En este sentido, la biotecnología de la salud también nos debiera ayudar a ser más solidarios y cuidar de la salud global puesto que la globalización de las comunicaciones nos hace vulnerables a todos ante nuevos focos infecciosos en cualquier lugar del mundo (ejemplo, ébola). Por lo tanto, el arsenal genómico debiera ponerse a disposición del bienestar de la gente en cualquier latitud aunque, como siempre, las condiciones económicas de cada país van a ser el factor limitante que condicione la velocidad de implantación de la genómica médica al servicio de la medicina diaria.

Los resultados de los ensayos preclínicos de su vacuna experimental EB101 han sido especialmente positivos e incluso la Oficina de Patentes de USA ha aprobado el producto.¿Cómo se seguirá adelante con las investigaciones en fase clínica?
Ahora estamos en fase de estandarización de los procesos de producción y concluyendo estudios preclínicos en animales transgénicos, comparando nuestra vacuna con otras, y garantizando su seguridad y eficacia. El siguiente paso es entrar en fases clínicas.

Además de investigador, usted dirige el Centro de Investigación Biomédica Euoespesy, que tiene en el mercado destacados productos para el cuidado de la salud, tanto de genómica y farmacogenómica como de biotecnología de la salud y nutracéutica. ¿Tienen previsto hacer nuevos lanzamientos? ¿Qué otros proyectos tienen en marcha dentro del grupo?
Este año hemos puesto en marcha un megaproyecto, el “Blue Butterfly”, para el desarrollo de 10 nuevos productos en los próximos 3-5 años. Estos bioproductos están orientados al Alzheimer, el Parkinson, el déficit de atención en niños, y el deterioro senil, tanto físico como mental. En los próximos meses pondremos en el mercado el Mineraxin-Plus, un bioproducto para el deterioro óseo en la menopausia, otro producto nuevo para la degeneración neuronal en la enfermedad de Parkinson. Otro lanzamiento importante para finales de año es la tarjeta farmacogenética inteligente, para la personalización del tratamiento farmacológico; una versión digital nueva de nuestra tarjeta farmacogenética clásica, que ya se está usando en otros países europeos y Japón.

Acaban de nombrarle Editor-Jefe del Journal of Genomics and Bioinformatics en Estados Unidos. ¿Qué representa esto para usted?
Una responsabilidad más; pero me siento muy honrado por la confianza y el reconocimiento internacional a los 20 años que llevamos trabajando en medicina genómica y muy especialmente en la farmacogenómica de las enfermedades del cerebro.

Valora este artículo
(1 Voto)
Ramón Cacabelos: «Las alteraciones epigenéticas pueden revertirse con fármacos e incluso con la dieta» - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad