publicidad
adlinkinternational


El síndrome de Asperger

Se trata de un trastorno del desarrollo determinado neurobiológicamente que conlleva una alteración para procesar adecuadamente la información recibida. De etiología ignorada, las personas afectadas por este síndrome tienen un aspecto externo y un coeficiente de inteligencia normal (incluso superior a la media) pero carecen de capacidad de comunicación y de interacción social, motivo por el que se engloban dentro del espectro autista (trastorno generalizado del desarrollo que afecta a la capacidad de comunicación, interacción social y lenguaje) pero con la diferencia de que en el Asperger no hay alteración del lenguaje.

La importancia de este trastorno se basa en que causa un deterioro significativo de la actividad social, laboral y otras áreas importantes de la actividad del individuo, desarrollando inseguridad y en ocasiones depresiones al sentirse presionados por su entorno para que cambien de actitud, algo que les resulta imposible.

Las personas que lo padecen presentan un estilo cognitivo particular, centrando su interés en un asunto determinado y adquiriendo muchos conocimientos sobre éste mismo, pero abandonando cualquier otra área, por lo que resultan culturalmente unívocos (saben todo sobre cine, o sobre las carreras de automóviles o el recorrido de las líneas de metro, pero les cuesta hacer una gestión sencilla o inscribirse en un hotel).

Actualmente el síndrome de Asperger está infradiagnosticado, y se toma a esas personas por maleducadas, inmaduras y/o con personalidad egocéntrica. La edad ideal para su diagnóstico es la infancia, pero no habiendo retraso general del lenguaje, ni del desarrollo cognoscitivo, ni del comportamiento adaptativo (distinto de la interacción social) o de la curiosidad acerca del ambiente, se sospecha en niños autoritarios, egoístas, hiperactivos y tendentes al llanto, hechos que exasperan a los padres y por los que consultan.

Los criterios diagnósticos para el síndrome de Asperger (DSM IV-TR) son:

Criterio I: Alteración cualitativa de la interacción social, manifestada al menos por DOS características:
a) Importante alteración del uso de múltiples comportamientos no verbales como contacto ocular, expresión facial, posturas corporales y gestos reguladores de la interacción social.
b) Incapacidad para desarrollar relaciones con compañeros apropiadas al nivel de desarrollo del sujeto.
c) Ausencia de la tendencia espontánea a compartir disfrutes, intereses y objetivos con otras personas.
d) Ausencia de reciprocidad social o emocional.

Criterio II: Existencia de patrones de comportamiento, intereses y actividades restrictivas, repetitivas y estereotipadas, manifestados al menos por UNA de las siguientes características:
a) Preocupación absorbente por uno o más patrones de interés estereotipado y restrictivo anormales, sea por su intensidad, sea por su objetivo.
b) Adhesión aparentemente inflexible a rutinas o rituales específicos, no funcionales.
c) Manierismos motores estereotipados y repetitivos (p. ej., sacudir o girar manos o dedos, o movimientos complejos de todo el cuerpo).
d) Preocupación persistente por partes de objetos.

Finalmente, para su aproximación diagnóstica se precisa que no cumpla criterios de otro trastorno generalizado del desarrollo ni de esquizofrenia.

No existe ningún fármaco específico ni totalmente eficaz para su tratamiento, pero se suelen utilizar psicotrópicos cuando aparecen conductas perseverantes, disruptivas, trastorno de déficit de atención con/sin hiperactividad, hipoactividad, pica o ansiedad.

El diagnóstico precoz es importante para mejorar prontamente la capacidad de relación a través de terapias no farmacológicas que incluyan programas de capacitación sobre habilidades sociales, ayuda a los más ansiosos para manejar mejor las emociones y disminución de los intereses obsesivos y rutinas repetitivas. Son útiles también los talleres ocupacionales de integración sensorial y/o coordinación motora, logopedas y de apoyo a los padres, orientándoles sobre técnicas de comportamiento. 

Bibliografía
Introducción a la Psicopatología y la Psiquiatría, 7ª edición. Barcelona: Masson, 2011.
American Psychiatric Association (APA). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV-TR. Barcelona: Masson 2002.

Valora este artículo
(0 votos)

Lo último de Mercedes Jiménez Casado

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

Comunidad