alfasigma-7dm
02 Mayo 2018


7DM879 opinion«No hay nefrona que ultrafiltre esta litrona» YO.

A golpe de riñón te escribo esta canción. Que mientras estoy en el bar me sube el filtrado glomerular y se me regula sola la tensión arterial (y sexual). Mantengo al irme a casa el equilibrio iónico y postural. Y sobre todo el ácido-base, pase lo que pase. Si se complica la cosa termino en la celda renal, y me pide la policía un aclaramiento (de creatinina). Cuando acabo de depurar la sangre me entra el hambre, y voy a la cocina. Después al baño, a la excreción (fraccional). Desde hace años tengo la misma rutina. Tengo una enfermedad de cambios mínimos. No se me da mal el metabolismo de las purinas. Si se pone el hígado a trabajar, todo queda alineado, aunque vaya de lado a lado, en el síndrome hepatorrenal.

Tengo que tener cuidado con los residuos nitrogenados. Que luego la litotricia me desquicia. Me saca también de quicio el trabajo del intersticio. Demasiada alcalosis me lleva a la hidronefrosis. Me hacen más daño las proteínas que la drogaína.

Déjame esta noche pasar, aunque degrade mal el amoníaco y no te pueda besar. Y tenga este fetor urémico. No me pondré maníaco, ni isquémico; no me voy a poner psicótico por el síndrome nefrótico. Déjame que me centre, que estoy al fondo del vientre, en el retroperitoneo de tu corazón, que si esta noche no meo puede que lleves razón, y ande otra vez con la obstrucción. No me digas si me amas, no hace falta que respondas, sólo ayúdame a poner la sonda, para que no moje la cama. CALCULO que tengo piedras. Al pasar por el uréter me ponen en un brete.

Nos acurrucaremos como un ovillo (capilar), aunque tenga que dormir con el calzoncillo. Me pongo de cara, o te hago la cuchara, o de lado, como si fuera tu esposo, sinuoso, como el túbulo contorneado. Te tapo si tienes frío, yo tengo escaloFRÍO, porque me da la bacteriemia de tanta azoemia.

Segrego la aldosterona, se me nubla la mente, vuelvo loca a la nefrona, se me descontrola la arteriola aferente, pierdo en la médula el gradiente. Me da pereza reabsorber en la corteza. Es patética esta nefropatía diabética. Ya tomo el bicarbonato por pasar el rato. Me he convertido en un místico en este estado poliquístico. Me da la parálisis de pensar en la diálisis.

08 Marzo 2016

Mónica vino a mi consulta con unos síntomas clarísimos de síndrome constitucional. El que no lo viera es que tenía una miopía y una carta magnas. Estaba tan delgada que tenía un músculo esquelético. Me dijo que en ese Estado no podía seguir. Yo me propuse hacer una reforma, pero no estaba seguro de si contaba con dos tercios de los órganos. 

03 Marzo 2015

Reconozco que acepté ese trabajo para hacer guardias yendo a ver a los pacientes a los domicilios porque era la última oportunidad que me quedaba de salir por las noches. Uno de los signos patognomónicos de la treintena es que a la vez que la noche pierde interés como campo de batalla y/o mercado del amor, la vida se va convirtiendo en algo en cierto modo decadente, probablemente mediante una relación causal entre ambos acontecimientos. A los treinta se renuncia a la población diana para, mediante los criterios de inclusión y exclusión, quedarte con la población accesible, y al final conformarte con una muestra elegida mediante un muestreo no probabilístico, a conveniencia. Pasas de tomar Chi(vas al) cuadrado en las discotecas a tomar por las tardes tés de Student.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad