tavanic
alfasigma-7dm

Hospitalización en fines de semana

Los pacientes hospitalizados en días de fin de semana presentan un aumento del riesgo relativo de mortalidad frente a los ingresados entre semana.
La atención diaria de los pacientes hospitalizados elimina el exceso de mortalidad de los fines de semana, lo que supone además una significativa reducción de los costes.

Según plantean los autores del presente artículo, un paciente que permanece hospitalizado durante los fines de semana o festivos recibe una atención médica menos intensa que el resto de días, y es excepcional que se realicen ciertas tareas, como una valoración clínica convencional similar a los días no festivos, y menos aún gestionar altas hospitalarias.

Los pacientes hospitalizados en fin de semana presentan un aumento del riesgo relativo de mortalidad frente a los ingresados entre semana. Esta situación, conocida como «fenómeno de los fines de semana», se ha cuantificado en un exceso de riesgo de mortalidad aproximadamente del 16%, lo que implica miles de vidas perdidas cada año. Esta falta de equidad ha planteado en distintos sistemas de salud la necesidad de buscar soluciones, entre ellas, la idoneidad de que los pacientes hospitalizados deberían ser revisados por un especialista todos los días, incluidos los fines de semana.

El objetivo de los autores de este estudio era conocer el impacto de una atención convencional, en resultados de salud (mortalidad fundamentalmente), durante la totalidad de los días del año para todos los pacientes hospitalizados en un hospital de nuestra red pública.

Los autores realizaron un estudio observacional retrospectivo en el Hospital de Montilla (Córdoba), en el que se valora diariamente a todos los pacientes hospitalizados, incluidos los fines de semana y festivos. Se analizaron las variables epidemiológicas y de mortalidad.

Los autores incluyeron en su estudio a 2.565 pacientes ingresados, de los que 653 (25,6%) fueron dados de alta en fin de semana. Los pacientes dados de alta en fin de semana eran significativamente más jóvenes que los que recibían el alta los días laborables (53 [27] frente a 56 [27] años; p<0,002), contaban con menos diagnósticos al alta (6,2 [3,7] frente a 6,7 [3,9]; p<0,003] y se les habían realizado menos procedimientos (3 [1,9] frente a 3,2 [1,8]; p<0,005). La estancia media también era significativamente menor en los pacientes dados de alta en fin de semana frente a los dados de alta en días laborables (3 [2,6] frente a 3,7 [3,9] días; p <0,001). La mortalidad global fue del 4%. Los autores observan que no hay diferencias respecto a los ingresos en días laborables o en fin de semana (el 4,3 frente al 3,7%). Las altas al domicilio llevadas a cabo en fin de semana conllevaron una reducción de la estancia media de 0,3 días (rango: 3,6-3,9 días; p <0,001).

Los autores sugieren que la atención diaria a los pacientes hospitalizados puede ser una alternativa válida a la atención tradicional en los hospitales. En su opinión, un primer hallazgo destacable es que hace desaparecer la brecha en las tasas de mortalidad entre los pacientes ingresados el fin de semana en comparación con los admitidos durante la semana.

Los autores manifiestan que los mecanismos implicados en el exceso de mortalidad en las admisiones de fin de semana son diversos, complejos y difíciles de explicar. Entre los factores que sugieren como causa está la enfermedad que provoca el ingreso, las pruebas diagnósticas y terapéuticas disponibles, la presencia de más o menos profesionales (facultativos, enfermeras o personal no asistencial) o la selección de pacientes ingresados en los diferentes días, que podrían estar influyendo en los resultados.

Otro hallazgo significativo de este estudio es que el perfil de los pacientes dados de alta en fin de semana es diferente al de los que reciben el alta en días laborables; son más jóvenes, sus casos son menos complejos y se ven sometidos a menos procedimientos. Probablemente –continúan afirmando los autores– esto sea reflejo de que, pese a garantizar durante los fines de semana una atención continuada en el hospital, ésta es menos intensa que en los días laborables, contando con menos personal facultativo y de soporte. La falta de elementos consistentes que permitan explicar la causa del exceso de mortalidad invita a ser cautos y a esperar resultados futuros.

Otra aportación significativa del presente estudio, según los autores, es el importante ahorro en estancias hospitalarias, con una reducción significativa de la estancia media (y, por tanto, en costes) que conlleva la atención diaria de estos pacientes. Los pacientes ingresados en fin de semana tienen un riesgo mayor de presentar eventos adversos relacionados con su seguridad clínica, lo que incrementa la estancia media y los costes. Si bien los datos de los autores son bastante elocuentes, nos invitan a ser cautos a la hora de generalizar los resultados. Así, algunos estudios sugieren que el coste estimado de implementar servicios de 7 días podría no ser rentable económicamente, o incluso podría deteriorar la atención de los pacientes atendidos entre semana al redistribuirse los recursos; de hecho, se estima que los costes potenciales de la implementación de los servicios de 7 días en el Reino Unido, que incluyen una mayor presencia de consultores los fines de semana, son entre 1.070 y 1.430 millones de libras esterlinas.

En este sentido, la generalización del modelo de los autores podría llevarse a cabo en función de las circunstancias individuales de cada centro hospitalario. Según éstos, se podría contar con ciertos elementos facilitadores, como el tamaño del hospital (y, por ende, el número de pacientes hospitalizados), la alta implicación de los facultativos, el bajo coste que ello requiere y el tiempo que lleva ya implementado. Es posible que la exportación del modelo a hospitales o servicios seleccionados –para especialidades específicas y en ciertas horas del día– pudiera resultar rentable, pero en su opinión debe realizarse individualizando los casos y haciendo un seguimiento estrecho de su efectividad y eficacia.

Zambrana-García JL, Granados CJ, Zambrana-Luque JL. Mortalidad y atención a pacientes hospitalizados durante los fines de semana. Rev Calidad Asistencial. 2017; 32: 248-254 [DOI: 10.1016/j.cali.2017.07.001].

Valora este artículo
(3 votos)
Hospitalización en fines de semana - 5.0 out of 5 based on 3 votes

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad