Influencia de los niveles de uricemia en la incidencia de demencia

  • La hiperuricemia es fundamentalmente una afección heredada genéticamente.
  • Los autores han realizado un seguimiento prolongado de pacientes de edad avanzada, después del cual no hallaron un papel protector para la hiperuricemia, pero sí una asociación de ésta con la demencia mixta o vascular.

La hiperuricemia es fundamentalmente una afección heredada genéticamente. Los niveles elevados de ácido úrico podrían actuar como antioxidantes y paliar ciertos defectos en la dieta, como la falta de vitamina C, lo que explicaría la amplia distribución de esta patología. Con la dieta actual, el papel fundamental de los niveles de ácido úrico elevado se postula como agente promotor de la gota (artritis por cristales de ácido úrico) y de enfermedades renales y cardiovasculares. Sin embargo, el posible papel fisiológico del ácido úrico genera incertidumbre a la hora de mantener niveles muy bajos de uricemia, dado que unos niveles normales-altos podrían actuar también como neuroprotectores, disminuyendo la incidencia de enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson o la esclerosis lateral amiotrófica, al contrario que la demencia vascular, que es más frecuente en pacientes con niveles elevados de ácido úrico.

Al analizar la relación entre los niveles de ácido úrico y la demencia, reviste una gran considerar los marcadores que permiten predecir la evolución hacia la enfermedad neurológica. Destacan por su utilidad y baja invasividad las pruebas de imagen con resonancia magnética (RM) cerebral, especialmente la hiperintensividad de la señal de la sustancia blanca y el volumen del hipocampo.

Con el fin de aportar más información sobre esta cuestión, los autores han efectuado un seguimiento de 1.598 pacientes con una media de edad de 72,4 años (un 38,3% varones) durante unos 12 años. La incidencia de demencia fue de 8,2/1.000 personas-año.

Después de realizar un ajuste multivariante, la tasa de demencia en las personas con valores elevados de ácido úrico fue 1,79 veces mayor que en las que presentaban niveles bajos de uricemia (intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,17-2,73; p= 0,007). La asociación se produjo por la aparición de demencia mixta o vascular (riesgo relativo [RR]= 3,3), mientras que no fue significativa para la enfermedad de Alzheimer (RR= 1,55, IC del 95%: 0,92-2,61; p= 0,10). Igualmente, se observó una tendencia, sin significación estadística, entre los niveles elevados de ácido úrico y la hiperintensividad de señal de la sustancia blanca y la disminución del volumen del hipocampo en la RM.

En principio –comentan los autores–, no puede descartarse que los niveles de ácido úrico elevados puedan tener alguna utilidad; sin embargo, considerarlos beneficiosos para las enfermedades neurodegenerativas, de aparición habitualmente en edades avanzadas, sería una anécdota curiosa. Una población de personas de 72 años de edad tendría una baja supervivencia y escasas posibilidades de reproducirse cuando la civilización humana era deficitaria en la producción y recogida de alimentos, sin exceptuar que una elevada capacidad antioxidativa pueda ser útil en momentos concretos y a edades más jóvenes.

Aunque los resultados no llegan a mostrar un papel neuroprotector para los niveles bajos de ácido úrico (aparte de los casos relacionados con la enfermedad cerebrovascular), las tendencias hacia una menor incidencia de enfermedad y de variables intermedias, como las alteraciones en la RM, van en contra de la posibilidad de que la hiperuricemia resultara protectora.

Los resultados no muestran ningún papel neuroprotector para los niveles elevados de ácido úrico, mientras que sí existe una asociación clara con la demencia de origen vascular. No conocemos con exactitud por qué la mutación del transportador URAT1, que conduce a la hiperuricemia en varones, produjo una mejora en la supervivencia o en la reproducción que condujo a su expansión, pero parece que la dieta habitual de los países occidentales produce más daño que beneficio.

Latourte A, Soumaré A, Bardin T, Pérez-Ruiz F, Debette S, Richete P. Uric acid and incident dementia over 12 years of follow-up: a population-based cohort study. Ann Rheum Dis. 2018; 77: 328-335. Disponible en: http://ard.bmj.com/content/77/3/328?utm_source=trendmd&utm_medium=cpc&utm_campaign=ard&utm_content=consumer&utm_term=1-A

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad