alfasigma-7dm
Premios-Esteve


Glucocorticoides orales para el tratamiento de la crisis de gota

  • El tratamiento de las crisis de gota no disponía de evidencias de buena calidad y habitualmente se actuaba siguiendo el consejo de los expertos.
  • Dados los datos de seguridad disponibles, en la actualidad el tratamiento utilizado tradicionalmente (colchicina en dosis elevadas) está desaconsejado por el riesgo de hepatopatía tóxica y por las frecuentes interacciones en estos pacientes, a menudo polimedicados. Por otra parte, el uso de AINE en dosis elevadas, incluso en pautas cortas, no está exento de complicaciones.
  • Recientemente, con un mes de diferencia, se han publicado dos ensayos clínicos de buena calidad que han demostrado la eficacia y seguridad de la administración de dosis medias de prednisolona (30-35 mg al día durante 3-4 días) en el tratamiento de la artritis gotosa.

La gota se caracteriza por ataques agudos inflamatorios inducidos por cristales de urato monosódico. Hasta hace unos años, el tratamiento de elección en la crisis de gota era la colchicina en dosis altas; sin embargo, la posibilidad de efectos secundarios graves ha obligado a reducir la dosis máxima recomendable (2 mg al día o 6 mg en 3 días consecutivos), de forma que las dosis actuales con frecuencia no solucionan la crisis de gota. Como alternativa, se recomiendan en primer lugar los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) (clásicos o coxib) en dosis completas; sin embargo, aunque algunos han demostrado su eficacia en ensayos clínicos, tampoco estos fármacos están exentos de efectos secundarios en pacientes de riesgo con enfermedades cardiovasculares, renales o gastrointestinales. Una tercera opción de tratamiento son los glucocorticoides, administrados por vía intraarticular pero no por vía oral.

Ante las limitaciones de uso de la colchicina y de los AINE, recientemente se ha reevaluado la opción del tratamiento con glucocorticoides por vía oral mediante dos ensayos clínicos bien diseñados y que han aportado resultados concluyentes sobre su eficacia.

El primero, un estudio aleatorizado y multicéntrico encabezado por Rainer, incluyó una muestra suficiente de 416 pacientes, que fueron asignados a recibir tratamiento con indometacina 150 mg/día (208 pacientes) o bien con prednisolona oral 30 mg/día (208 pacientes), durante 3 días. En el dolor, tanto en reposo como con el esfuerzo, medido a las 2 horas en el servicio de urgencias y durante los días 1 a 14 después del tratamiento, no hubo diferencias entre los grupos. La tolerancia a las 2 semanas fue similar, aunque más pacientes del grupo de indometacina no llegaron a completar los días de tratamiento; en el servicio de urgencias la tolerancia a la indometacina fue peor, con una mayor incidencia de mareos y náuseas. Los autores concluyen que una pauta corta de glucocorticoides en dosis medias (como la utilizada de 30 mg/día) durante 3 días puede considerarse un tratamiento de primera opción para la crisis aguda de gota, con una eficacia similar a los AINE y menos efectos secundarios.

En el segundo trabajo, firmado por Xu et al., también aleatorizado, la muestra era más pequeña; al igual que en el primero, los pacientes cumplían criterios diagnósticos de gota según el American College of Rheumatology y fueron aleatorizados para recibir tratamiento con 35 mg/día de prednisolona, 120 mg/día de etoricoxib o indometacina 50 mg/8 h. El objetivo primario era la reducción del dolor a los 4 días de tratamiento. Los resultados demostraron que la eficacia era similar en los tres grupos, aunque mayor con la prednisolona que con la indometacina para la reducción de la tumefacción articular. Los pacientes del grupo de indometacina presentaron más efectos secundarios que los de los otros dos grupos. En cuanto al etoricoxib, conviene recordar que está indicado para el tratamiento de la crisis gotosa aguda en dosis elevadas durante 3 días como máximo con un buen perfil de eficacia y seguridad; sin embargo, en casos de crisis recidivantes la seguridad cardiovascular estaría cuestionada. Entre las limitaciones de este segundo ensayo, cabe mencionar que tiene una muestra menor y que se ha realizado un análisis de resultados por protocolo, lo que suele perjudicar al grupo con más efectos secundarios, aunque se asemeje más a la práctica clínica habitual.

En resumen, los resultados de estos dos estudios confirman la eficacia y seguridad de los glucocorticoides en dosis medias para el tratamiento de la artritis gotosa aguda.

Rainer TH, Cheng CH, Janssens HJ, Man CY, Tam LS, Choi YF, et al. Oral prednisolona in the treatment of acute gout. Ann Intern Med. 2016; 164(7): 464-471.
Xu L, Liu S, Guan M, Xue Y. Comparison of prednisolone, etoricoxib, and indomethacin in treatment of acute gouty arthritis: an open-label, randomized, controlled trial. Med Sci Monit. 2016; 22: 810-817.

Valora este artículo
(1 Voto)
Glucocorticoides orales para el tratamiento de la crisis de gota - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad