publicidad


Suplementos de calcio, salud ósea y riesgo cardiovascular

  • El consumo adecuado de calcio es esencial para el mantenimiento de la salud ósea.
  • La cantidad diaria recomendada de calcio es de 1.200 mg en adultos y de 1.500 mg para las personas de edad avanzada.
  • La relación riesgo-beneficio de los suplementos de calcio depende de su ingestión en la dieta, el riesgo de osteoporosis y de enfermedad cardiovascular de cada población.

El consumo adecuado de calcio es esencial para el mantenimiento de la salud ósea. Los suplementos de calcio se han convertido en un aspecto integral estándar en el tratamiento de la osteoporosis; no obstante, su papel en la prevención de fracturas aún no se ha demostrado de forma concluyente en la población general. En los últimos años se han publicado varios estudios que llaman la atención en la influencia potencialmente perjudicial de la suplementación excesiva de calcio sobre la salud cardiovascular. Queda demostrado el papel del calcio en la salud ósea, de tal manera que sus niveles en suero están estrechamente regulados por diversas hormonas, entre las que se incluyen la hormona paratiroidea (PTH), la vitamina D y la calcitonina. Cuando los niveles de calcio y vitamina D en suero disminuyen, hay un rápido aumento compensatorio de la PTH que estimula la resorción ósea. Por tanto, la administración de suplementos de calcio puede inhibir el aumento de los niveles de PTH y prevenir la pérdida de masa ósea en personas con un alto recambio óseo, como las mujeres posmenopáusicas y las personas de edad avanzada.

En este trabajo los autores repasan los estudios publicados hasta la fecha que muestran los posibles efectos secundarios cardiovasculares relacionados con los suplementos de calcio. La evidencia que indica si los suplementos de calcio están causalmente relacionados con el riesgo de complicaciones cardiovasculares ha mostrado resultados contradictorios. Así, en un estudio realizado en más de 30.000 mujeres posmenopáusicas (Estudio sobre la Salud de las Mujeres de Iowa), los autores comentan que las mujeres con una alta ingestión de calcio en la dieta o suplementos mejoraban su perfil lipídico y glucídico y reducían la presión arterial, además de asociarse a una disminución de la mortalidad por cardiopatía isquémica. Sin embargo, continúan comentando los autores, otros ensayos, como el realizado en Nueva Zelanda para evaluar los efectos del calcio sobre las fracturas óseas y la pérdida de masa ósea, han demostrado un aumento en el número de complicaciones cardiovasculares en las personas que recibieron suplementos de calcio.

Por otra parte, y continuando la polémica, hay estudios, según los autores, que demostrarían un perfil neutro en cuanto al riesgo cardiovascular de los suplementos de calcio. Un estudio reciente realizado en Suecia demostró que el uso de suplementos de calcio se asociaba a mortalidad por cualquier causa sólo en los individuos con una ingestión de calcio en la dieta superior a 1.400 mg diarios, pero también las tasas de mortalidad fueron mayores en las mujeres con una ingestión inferior a 600 mg diarios, lo que dio lugar a una relación en forma de J entre la ingestión de calcio y la mortalidad. Estos datos sugieren claramente que si existe una relación entre el riesgo de complicaciones cardiovasculares y los suplementos de calcio, el riesgo cardiovascular estaría asociado a la ingestión total de calcio (dietético más suplementos) en lugar de a la utilización de suplementos de calcio per se.

Los autores reflejan que la mayoría de estudios evaluados en estos metaanálisis están realizados en países desarrollados, como Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Dinamarca, Australia y Nueva Zelanda, donde la ingestión media de calcio dietético oscila entre 800 y 1.200 mg diarios. Este promedio es casi el doble en los países del este de Asia o de Centroamérica y Sudamérica, y que se requerirían estudios prospectivos que investiguen los efectos de los suplementos de calcio sobre las complicaciones cardiovasculares según la ingestión de calcio en la dieta.

El número necesario para «dañar» (enfermedad cardiovascular) en comparación con el número necesario a «tratar» (fractura osteoporótica) puede variar en función de la ingestión de calcio en la dieta y de los perfiles de riesgo de enfermedad cardiovascular en las diferentes partes del mundo. Según los autores, el beneficio óseo de los suplementos de calcio dependería de la ingestión de calcio en la dieta, es decir, la administración de suplementos de calcio tiene mayores beneficios en las regiones con baja ingestión, mientras que los beneficios pueden ser marginales o ausentes para las personas con un suficiente aporte dietético. Los autores apuntan la necesidad de poner en marcha más estudios de investigación de los perfiles de riesgo-beneficio de la suplementación de calcio en las distintas poblaciones y elaborar directrices específicas para cada población en función del sexo, la edad, la etnia y el perfil de riesgo cardiovascular.

Soo Shin C, Min Kim K. The risks and benefits of calcium supplementation. Endocrinol Metab (Seoul). 2015; 30(1): 27-34 [publicado online el 27 de marzo de 2015] [DOI: 10.3803/EnM.2015.30.1.27].

Valora este artículo
(1 Voto)
Suplementos de calcio, salud ósea y riesgo cardiovascular - 4.0 out of 5 based on 1 vote

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

Comunidad