alfasigma-7dm


Rehabilitación en grupo en el síndrome subacromial

  • El síndrome subacromial es la causa más habitual de hombro doloroso no traumático.
  • Su prevalencia aumenta en personas que realizan actividades con las manos por encima de la cabeza o movimientos repetitivos.
  • El síndrome subacromial se ha convertido en uno de los motivos de consulta más frecuentes en los servicios de rehabilitación de Atención Primaria.

La patología no traumática del hombro ha cobrado especial relevancia por su elevada prevalencia. El síndrome subacromial es la causa más común de hombro doloroso no traumático, y su prevalencia aumenta en personas que realizan actividades con las manos por encima de la cabeza o movimientos repetitivos. El dolor y la consiguiente alteración del sueño provocan un impacto biológico y conductual que incide en el bienestar de los pacientes.

Diversas revisiones sistemáticas han sugerido que el ejercicio es la primera línea de tratamiento en pacientes con este trastorno. Sin embargo, en la bibliografía no existen estudios que aborden la patología subacromial de forma grupal. Por este motivo, los autores de este trabajo se propusieron evaluar la efectividad de un programa de rehabilitación grupal para mejorar la funcionalidad y el dolor en pacientes con síndrome subacromial.

Para ello realizaron un estudio longitudinal prospectivo de intervención, antes y después, en el que incluyeron a 262 pacientes que presentaban este síndrome (en cualquier estadio de la clasificación de Neer) con balance articular libre o mínimamente limitado a la rotación interna. Se recogieron las siguientes variables: sexo, edad, dominancia, afectación unilateral o bilateral, lateralidad afectada, situación laboral, tipo de profesión, estadio de Neer y existencia de dolor nocturno. Se pasaron dos escalas: el test de Constant mediante su puntuación absoluta, para la valoración funcional, y la escala visual analógica, para la evaluación del dolor. A fin de cuantificar el consumo de fármacos, se preguntó al paciente por la toma de medicamentos para el dolor en el día previo a la entrevista; para valorar la modificación de hábitos perjudiciales, se tuvo en cuenta si se aplicaban al menos tres de los consejos que se daban en las charlas y, para valorar la continuidad del tratamiento, se consideró si seguían realizando los ejercicios al menos una vez a la semana con una duración mínima de 15 minutos. La intervención de rehabilitación consistió en diez sesiones individuales de electroterapia analgésica, cinco sesiones de cinesiterapia en grupo según el protocolo y una sesión de educación sanitaria conjunta («escuela de hombro»). Todos los pacientes recibieron un dosier con explicaciones sobre los ejercicios domiciliarios y un resumen de las recomendaciones. Los controles se llevaron a cabo a los 3, 6 y 12 meses.

La muestra estuvo formada por 211 pacientes; el 62,6% eran mujeres y la edad media fue de 59 años. El 35,6% de los pacientes estaban en activo y un 43,6% eran pensionistas. En el 73% de los pacientes el hombro afectado fue el dominante y en un 5,2% de los casos el trastorno era bilateral. Los diagnósticos según los estadios de Neer fueron los siguientes: un 10,8% de tendinitis, un 64,4% de tendinosis, un 14% de roturas parciales y un 10,8% de roturas completas. Un 43,4% de los pacientes presentaban dolor en reposo en la visita inicial, con una puntuación media en la escala analógica visual de 3,9. La puntuación en el test de Constant basal para la funcionalidad fue de 72. Respecto al valor inicial, la funcionalidad mejoró en los cuatro periodos estudiados y se estabilizó a los 6 meses. Las mujeres consiguieron una funcionalidad mayor en todos los periodos. Los pacientes con una profesión de actividad intensa fueron los que presentaron siempre una peor funcionalidad pero también una mejoría más lineal a lo largo del año, y fueron los únicos que siguieron mejorando durante todo el seguimiento. El dolor en reposo mejoró a largo plazo sólo mínimamente, y sin alcanzar significación estadística. Respecto al consumo de fármacos analgésicos, los pacientes lo redujeron de forma significativa a los 3 meses de aplicación del programa. La continuidad del tratamiento en el domicilio fue del 81% a los 3 y 6 meses. Al final del estudio, el 77,6% de los pacientes habían modificado sus hábitos.

A la luz de estos resultados, los autores concluyen que la aplicación de un programa de rehabilitación grupal en pacientes con síndrome subacromial ha demostrado ser efectiva para mejorar la funcionalidad a largo plazo, pero no el dolor. Las características de los pacientes que se asociaron a una mejor funcionalidad fueron: ser mujer, tener más de 60 años, estar en una situación laboral no activa, tener una profesión sedentaria y no presentar dolor en reposo. 

Company-Llimona A, Sánchez-Mato MC, Coloma-Salas T, Gómez-Gil AM, Martínez-Rivero JL, Muñoz-Ortiz L. Intervención grupal del síndrome subacromial en atención primaria. Rehabilitación. 2014; 48: 82-92.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

Comunidad