alfasigma-7dm


Influencia de la microbiota intestinal en patologías neurológicas y psiquiátricas

  • Es importante el papel de la microbiota intestinal en muchos aspectos relacionados con la salud.
  • Recientemente se está estudiando su relación con las enfermedades psiquiátricas y neurológicas.

Los avances en la tecnología de secuenciación y metabolómicas han permitido a los científicos explorar ampliamente el modo en que los microbios condicionan y afectan cada aspecto del mundo en que vivimos. De hecho, casi todas las áreas de la medicina, incluida la neurología y la psiquiatría, se han visto afectadas por los trillones de bacterias que residen dentro del intestino.

Sin embargo, es fácil olvidar que el concepto de microorganismo beneficioso para la salud del huésped ha existido desde hace tiempo. Hace más de 100 años que el Nobel Elie Metchnikoff, del Instituto Pasteur de París, propuso que las bacterias del ácido láctico podrían desempeñar un papel clave en la programación del proceso de envejecimiento. Hubert J. Normano y George Porter Phillips probaron el concepto de que las bacterias lácticas podían mejorar los síntomas de la depresión. Desde entonces, se han hecho considerables avances para valorar cómo los comensales bacterianos de nuestro intestino pueden influir en la salud del huésped.

Durante la última década se ha comprobado que hay una vía de comunicación bidireccional entre bacterias intestinales y el sistema nervioso central. Así, se ha observado que el eje microbiota-intestino-cerebro ejerce una profunda influencia en los procesos clave del cerebro, como la neuroinflamación, la activación de los ejes de esfuerzo, la neurotransmisión y la neurogénesis, y también en la modulación de comportamientos complejos, como la sociabilidad y la ansiedad. Las bacterias intestinales influyen en estos procesos centrales a través de su capacidad para sintetizar neurotransmisores, como amino-butírico (GABA), noradrenalina y dopamina, y modular la activación del sistema inmune, junto con su capacidad para producir metabolitos, como ácidos grasos de cadena corta, que poseen propiedades neuroactivas.

Además, la microbiota intestinal y el cerebro están conectados a través de vías adicionales, como la vía vagal, y mediante la modulación de los principales aminoácidos de la dieta, como el triptófano. Dada esta estrecha asociación entre la microbiota intestinal y el cerebro, no es tan sorprendente que las bacterias intestinales desempeñen un papel en el desarrollo neurológico y las enfermedades psiquiátricas. Algunos estudios más recientes también muestran una posible relación entre la microbiota intestinal y las enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Alzheimer y la de Parkinson, así como en el campo de las adicciones.

Según los autores, desde que por primera vez se propuso la intervención de la microbiota intestinal en la salud humana hace más de 100 años, se ha podido comprobar que la importancia de esta relación es enorme. La evidencia sugiere que la microbiota intestinal a través del eje de comunicación bidireccional, conocido como microbiota-intestino-cerebro, participa en procesos fisiológicos como el estado de ánimo y el envejecimiento.

La disregulación del eje microbiota-intestino-cerebro está ahora emergiendo para una amplia gama de factores neurológicos y enfermedades psiquiátricas, desde la enfermedad de Parkinson a la depresión. Los estudios preclínicos han sido útiles para valorar cómo la disregulación de la microbiota intestinal estaría involucrada en estos procesos. Por otra parte, los estudios preclínicos han demostrado la eficacia de la modulación de la microbiota intestinal (es decir, probióticos, prebióticos y dieta), apoyando su uso como potencial terapéutico para enfermedades como la depresión y/o el autismo. Sin embargo, hay que tener cuidado al extrapolar estos resultados preclínicos al contexto clínico, ya que los estudios realizados con cepas probióticas muestran eficacia en ratones pero no en seres humanos. Por ello, los autores creen que en el futuro debería hacerse un mayor hincapié en la evaluación la eficacia terapéutica de la dieta y de los probióticos mediante la realización de más pruebas y ensayos clínicos rigurosos y potentes.

Sherwin E, Dinan T, Cryan J. Recent developments in understanding the role of the gut microbiota in brain health and disease. Ann NY Acad Sci. 2017; 1-21. 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad