alfasigma-7dm


Desgaste profesional en atención primaria

  • El agotamiento profesional es cada vez más frecuente entre los profesionales sanitarios; se estima que su prevalencia en el ámbito de atención primaria es de casi el 40%.
  • El síndrome se compone de tres dimensiones: agotamiento o cansancio emocional, despersonalización y baja realización personal.
  • En este estudio, un tercio de los profesionales de atención primaria presentaban unos niveles altos de desgaste asociado principalmente al área de trabajo, el tamaño del cupo y el grupo profesional, con mayor prevalencia entre administrativos y médicos de familia.

El síndrome de desgaste profesional (burnout) consiste en una fatiga emocional que cursa con sensación de agotamiento, decepción y pérdida de interés por la actividad laboral, y afecta especialmente a quienes se dedican a profesiones cuyo objeto de trabajo son las personas. El término lo introdujo Freudenberger en 1974, cuando observó que los voluntarios que trabajaban con toxicómanos, tras un tiempo en su puesto de trabajo, mostraban primero una pérdida de energía y más tarde agotamiento y desmotivación por su labor. El síndrome se compone de tres dimensiones: agotamiento o cansancio emocional, despersonalización y baja realización personal.

Los objetivos de los autores de este estudio fueron determinar la prevalencia de este síndrome entre los profesionales de atención primaria del Servicio Navarro de Salud, determinar las diferencias de prevalencia entre el personal médico, de enfermería, los administrativos y los trabajadores sociales, y evaluar las distintas variables sociodemográficas y laborales asociadas. Para ello tomaron como población de estudio a los trabajadores de los 54 centros de la comunidad autónoma de Navarra que cumplían los criterios de inclusión durante los meses de septiembre a diciembre de 2010. Calcularon que el total de profesionales necesarios para garantizar la validez del estudio era de 262. Realizaron una selección estratificada según la pertenencia a área rural o urbana, para que estuvieran representadas en la misma proporción que en la población general. Dado que sólo respondieron 178 profesionales, la precisión del estudio se estimó en un 7%.

La prevalencia del síndrome observada en este estudio coincide con la descrita en otros trabajos, de entre un 69,2 y un 38,9%. Según Navarro et al., esta discordancia en las cifras de prevalencia puede explicarse por el uso de diferentes escalas o por el distinto punto de corte considerado. Uno de los factores que parecen estar más implicados en las diferencias intergrupales es la presión asistencial (número de pacientes a la semana). Los médicos de familia sufren una mayor presión que el grupo de enfermería. Cabe destacar que, aunque el grupo de pediatras tiene un menor número de pacientes por cupo que el grupo de médicos de familia, la presión asistencial es similar, y significativamente mayor que la del grupo de enfermería. Un dato alarmante fue la prevalencia observada entre los administrativos y los médicos de familia, con un riesgo 3-5 veces mayor de padecer el síndrome respecto a enfermería. Trabajar en un área urbana, con un tamaño de cupo elevado y con una gran presión asistencial fueron los principales factores asociados al síndrome.

Los resultados de este estudio demuestran que existe una relación estrecha entre el nivel de satisfacción en el trabajo y las tres escalas que miden el desgaste profesional. Esta relación también ha sido descrita en algunos trabajos realizados en España y Europa. Algún estudio incluso ha señalado que la satisfacción constituye un elemento protector ante el estrés laboral. Esta alta prevalencia se asocia directamente a un mayor consumo de tabaco y alcohol y a una peor salud mental de los trabajadores, con un consumo de psicofármacos superior al de la media de la población española. El consumo de psicofármacos en los 12 últimos meses entre los profesionales sanitarios (11,4%) era superior al de la media de la población general española (9,6%). La sencilla pregunta: «Del 1 al 10, ¿cuál es su satisfacción laboral?», se relaciona proporcionalmente con las puntuaciones del MBI (Maslach Burnout Inventory), por lo que es una técnica útil y rápida de cribado.

Los autores concluyen que aproximadamente un tercio de los profesionales de atención primaria presentan niveles altos de desgaste asociado principalmente al área de trabajo, el tamaño del cupo y el grupo profesional, con mayor prevalencia entre administrativos y médicos de familia. Además, el estudio llevaría a replantearse cuáles son las verdaderas causas del síndrome de desgaste profesional, ya que parece que factores como el salario, las guardias o la edad influyen menos que otros factores como la presión asistencial o el tipo de trabajo que se realiza en función del área rural o urbana. 

Navarro D, Ayechu A, Huarte I. Prevalencia del síndrome del burnout y factores asociados a dicho síndrome en los profesionales sanitarios de atención primaria. SEMERGEN. 2015; 41(4): 191-198.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad