Efectos del ejercicio y de las técnicas de relajación en la cefalea tensional

  • Los tratamientos no farmacológicos consiguen controlar la cefalea tensional; sin embargo, la evidencia es todavía limitada.
  • Las terapias activas no invasivas consiguen reducir la cefalea tensional, al prevenir y controlar las posibles causas psicofísicas de este trastorno.

La cefalea es una patología muy frecuente y discapacitante, y uno de los motivos más habituales de consulta ambulatoria y neurológica, por lo que constituye un gran problema sociosanitario en todo el mundo. La cefalea de tipo tensional es la más frecuente entre la población general. En Europa, según las revisiones sistemáticas de Stovner et al. de 2010, la prevalencia de la cefalea tensional es del 62,6%. Conviene destacar que en los últimos años la cefalea tensional es un problema relevante entre los jóvenes, debido al aumento de su prevalencia.

Actualmente se sigue investigando sobre la etiología y la fisiopatología de la cefalea tensional. Entre los factores precipitantes de esta patología hay que destacar el estrés psicosocial y/o la sobrecarga muscular debido a una postura activa no fisiológica. Igualmente, pueden estar alterados los mecanismos centrales del control del dolor, lo que ocasiona una disminución del umbral de percepción del mismo, fenómeno que puede vincularse con una cronificación del trastorno.

El tipo de tratamiento utilizado con más frecuencia es el farmacológico. También se utilizan terapias conservadoras, entre las que podemos señalar los siguientes: tratamientos psicológicos, técnicas de relajación, biofeedback, técnicas fisioterápicas específicas (electroterapia, terapia manual, programas de ejercicios y normas de corrección postural) o la acupuntura. No obstante, dichas terapias todavía son poco conocidas por la mayor parte de los pacientes e incluso de los profesionales sanitarios.

Los autores del estudio que se comenta plantean la hipótesis de si una intervención fisioterápica, basada en un programa de ejercicio físico y pautas de higiene postural de automantenimiento (dirigidos a reprogramar la correcta actividad muscular de la cabeza, el cuello y los hombros), podría incrementar los resultados positivos de otros métodos investigados.

En este sentido, los autores establecieron como objetivo general comparar la eficacia de un programa de ejercicios y pautas de corrección postural, en combinación con el tratamiento psicológico, frente a la aplicación única de dicho entrenamiento de relajación en estudiantes universitarios. Como objetivos específicos se plantearon evaluar y comparar los resultados de ambos grupos de intervención, considerando la disminución de la intensidad, la frecuencia y la duración de la cefalea, además de la reducción del consumo de fármacos, a corto plazo, después de 4 semanas de tratamiento, y el mantenimiento de los beneficios obtenidos, a medio plazo, realizando nuevas mediciones de las variables a los 3 meses. Realizaron un ensayo clínico, no farmacológico, controlado y aleatorizado, con evaluación ciega de las variables de respuesta. Se compararon los resultados de 2 muestras paralelas e independientes. A uno de los grupos se le aplicaron unas pautas de ejercicios ejercicio (entrenamiento autógeno de Schultz) y al otro la combinación de dicho entrenamiento junto con ejercicios de cinesiterapia cervical y educación postural.

Los resultados obtenidos por los autores reflejan que los 2 grupos de intervención obtenían buenos resultados en gran parte de las variables evaluadas, tanto a corto como a medio plazo. En los principales parámetros analizados se encontraron diferencias significativas a favor del tratamiento combinado (programa de ejercicios, higiene postural y entrenamiento autógeno) frente a la aplicación única de dichas técnicas de relajación. No obstante, el grupo de tratamiento combinado consiguió mejoras aún más significativas en la frecuencia y la intensidad de las cefaleas. La duración de las cefaleas, así como el consumo de medicación analgésica, se redujo de forma similar tras ambas intervenciones, sin encontrar diferencias significativas entre los 2 grupos de terapia. Destacan los resultados positivos que se obtuvieron en un tiempo de tratamiento relativamente corto, de 4 semanas.

Los autores consideran que con estas variables se verifica la hipótesis inicial del estudio, y concluyen que dentro de las futuras líneas de investigación posibles sería interesante valorar el mantenimiento de los beneficios a más largo plazo (6 meses o 1 año).

Álvarez-Melcón AC, Valero-Alcaidea R, Atín-Arratibela MA, Melcón-Álvarezb A, Beneit-Montesinos JV. Efectos de entrenamiento físico específico y técnicas de relajación sobre los parámetros dolorosos de la cefalea tensional en estudiantes universitarios: un ensayo clínico controlado y aleatorizado. Neurologia. 2018; 33(4): 233-243. Disponible en: http://www.elsevier.es/es-revista-neurologia-295-articulo-efectos-entrenamiento-fisico-especifico-tecnicas-S0213485316301104

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad