publicidad


Modelo ambulatorio frente a hospitalario en el tratamiento de la apnea nocturna

-La atención a un paciente con apnea nocturna en el ámbito de la atención primaria no conlleva una peor puntuación en el grado de somnolencia diurna que la de los pacientes tratados en el hospital.
-Abordar el diagnóstico y tratamiento de la apnea nocturna en un centro de atención primaria implica un ahorro notable respecto a su manejo hospitalario.

Se estima que la apnea obstructiva del sueño acompañada de somnolencia diurna presentaba, durante los años noventa, una prevalencia del 2-4% en la población adulta. Actualmente, debido al aumento de la obesidad, de la búsqueda de ausencia de enfermedad y de las implicaciones para la salud pública, existe una gran demanda de servicios en relación con esta patología, lo que acarrea largas listas de espera en las unidades del sueño para la realización de estudios de polisomnografía a fin de establecer el diagnóstico de la patología y realizar el tratamiento pertinente. Este interés creciente ha promovido la aparición de cuestionarios de cribado y de locales de monitorización del sueño, así como un aumento en la demanda de los dispositivos de presión positiva.
Se estima que hasta un tercio de los pacientes que acuden a consultas de atención primaria podrían actualmente presentar síntomas sugestivos de apnea obstructiva de sueño, por lo que parece razonable la implicación de los profesionales de atención primaria en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad, tras la realización de cursos previos de formación y con la disposición de las herramientas precisas para su gestión. En este sentido, Chai-Coetzer et al. se plantearon como objetivo comparar la eficacia clínica y los costes de un modelo simplificado de diagnóstico y cuidados llevados a cabo en atención primaria, respecto a los centros del sueño de atención especializada.

Los autores realizaron un estudio controlado y aleatorizado de no inferioridad en diferentes áreas del sur de Australia. Seleccionaron a 81 pacientes atendidos en atención primaria y 74 atendidos en un centro especializado hospitalario de Adelaida, de características homogéneas, durante el periodo comprendido entre septiembre de 2010 y junio de 2011. Los pacientes fueron diagnosticados de apnea obstructiva del sueño tras someterse a un cuestionario validado de cuatro ítems (que resultaba positivo con una puntuación igual o superior a 5 sobre 10) y posteriormente a una oximetría nocturna (positiva si el índice de desaturaciones era igual o superior al 3%), o bien si existían más de 16 eventos por hora de pausas y una puntuación en la escala de somnolencia de Epworth superior a 8 sobre 24, o persistencia de hipertensión pese a tomar más de dos agentes antihipertensivos. Las intervenciones realizadas por parte de los investigadores incluyeron, tanto en la asistencia primaria como en la especializada, la aplicación de presión positiva continua en vía respiratoria, la aplicación de férulas de avance mandibular o medidas conservadoras solamente.

Los pacientes fueron evaluados de forma basal y a los 6 meses mediante la escala de somnolencia diurna de Epworth (en la que 0 corresponde a ausencia total de somnolencia diurna y 24 a la máxima somnolencia diurna), junto con diferentes cuestionarios de sueño, de calidad de vida, de salud o SF-36, de vitalidad y de adherencia al tratamiento, así como de control tensional y del peso. Asimismo, se midieron la satisfacción con el tratamiento y el coste generado.
Los resultados no mostraron diferencias significativas en la puntuación de la escala de somnolencia diurna entre ambos grupos en el transcurso de 6 meses (en ambos grupos la somnolencia se redujo de 12,7 de media a 7,0). Tampoco se observaron diferencias significativas en los otros parámetros secundarios medidos: cambio de síntomas, calidad de vida, cumplimiento de las pautas y grado de satisfacción. Además, se constató un ahorro de costes en el grupo ambulatorio en comparación con el hospitalario (media de 1.606 dólares en el grupo de atención primaria, frente a una media de gasto de 2.576 dólares en el grupo tratado en el hospital).

Los autores concluyen que la atención y tratamiento de un paciente con apnea obstructiva del sueño en el ámbito de la atención primaria no supone peores puntuaciones en somnolencia diurna que las de los pacientes tratados en el hospital.

Chai-Coetzer Ch, Antic N, Sharn L, Reed R, Esterman A Catcheside P, et al. Primary care vs specialist sleep center management of obstructive sleep apnea and daytime sleepiness and quality of life. A randomized trial. JAMA. 2013; 309(10): 997-1.004.
 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

Comunidad