publicidad


Implicaciones del virus de la hepatitis E en la transfusión sanguínea

• El virus de la hepatitis E se transmite esporádicamente a través de un reservorio de animal salvaje (cérvidos o jabalíes) o de granja (cerdo).
• Aunque suele ser asintomática, en pacientes inmunodeprimidos puede evolucionar hacia la hepatitis crónica.
• La prevalencia de seropositividad en bolsas sanguíneas en el sur de Francia ha sido de un 0,045%, cifra que representa 1 unidad positiva por cada 2.218.

El virus de la hepatitis E (VHE) es un virus formado por ARN monocatenario encapsulado, del que existen 4 genotipos. La presencia de los genotipos 1 y 2 en humanos sólo se ha descrito en países en vías de desarrollo, mientras que los genotipos 3 y 4 sí se encuentran en países del mundo desarrollado, normalmente a partir de un reservorio animal salvaje (cérvidos, jabalíes) o de granja (cerdo), lo que explica su posible transmisión a través de alimentos elaborados a partir de productos del cerdo doméstico, y su aparición en forma de casos esporádicos en áreas en que se consumen estos productos, como sucede en Francia con las salchichas de hígado de Toulouse o las figatelli de Córcega. De todas maneras, las infecciones por el VHE, sobre todo por el genotipo 3, suelen ser totalmente asintomáticas. Sin embargo, en algunas personas se han descrito forma crónicas de hepatitis por este virus, básicamente en situaciones de inmunodepresión. Éste es el caso, por ejemplo, de los pacientes sometidos a un trasplante, de los cuales el 60% desarrollará una forma crónica de hepatitis. Pero no sólo los trasplantados son pacientes sometidos a inmunodepresión. De hecho, la mayoría de enfermos que se encuentran en esta situación son los que reciben algún tipo de medicación para una enfermedad oncológica o los afectados de sida. Y aquí puede radicar el peligro de un virus relativamente poco patógeno: en su transfusión a partir de algún hemoderivado a un paciente que esté recibiendo tratamiento citostático (y, por tanto, inmunosupresor) para una neoplasia o un trasplante. Por consiguiente, es importante conocer cuál es la prevalencia del VHE en los plasmas de productos sanguíneos. Las cifras son muy variables, desde un 0,7 a un 10%, según las diferentes series y áreas geográficas. En cualquier caso, sí se ha descrito la transmisión del VHE a través de un hemoderivado; el primer caso en Japón, en 2004, y posteriormente en diversos países europeos.

En Francia, y hasta el momento de la publicación del artículo aquí comentado, se han contabilizado 15 casos de transmisión, 5 de los cuales han desarrollado una hepatopatía crónica. Por tanto, parece que el VHE debe incorporarse a la nómina de factores indeseables que no deben encontrarse en un hemoderivado, al menos si este hemoderivado debe transfundirse a un receptor de trasplante o a un paciente inmunodeprimido. Una de las técnicas de análisis para detectar el virus consiste en el análisis de un pool de 96 muestras de plasma distintas. Si el resultado es negativo, los hemoderivados de los que proceden los plasmas se pueden transfundir. La detección de la positividad en uno de estos pools de 96 plasmas obliga a la identificación de la muestra portadora del VHE. Hablando concretamente de Francia, de donde procede este trabajo, la prevalencia de seropositividad para el VHE ha sido de un 0,045%, cifra que representa 1 unidad positiva por cada 2.218. Y aunque el dato debe confirmarse, parece que existe una tendencia hacia una mayor seroprevalencia en las áreas más sureñas de Francia, comparable a la ya estudiada en otras áreas de Europa, como Holanda. Evidentemente, sería interesante disponer de datos de España y de Italia para verificar si cuanto más al sur, mayor es la prevalencia.

Estos datos deben contribuir a tomar una decisión sobre si el cribado sistemático del VHE debe hacerse en todas las hemodonaciones o sólo, a posteriori, en aquellas que deban tener como receptor a un paciente trasplantado o inmunodeprimido.

Gallian P, Piquet Y, Assal A, Djoudi R, Chiaroni J, Izopet J, et al. Virus de l'hépatite E, implications en transfusion sanguine. Transf Clinique et Biologique. 2014 [http://dx.doi.org/10.1016/j.tracli.2014.07.007].

Valora este artículo
(1 Voto)
Implicaciones del virus de la hepatitis E en la transfusión sanguínea - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

Comunidad