alfasigma-7dm


Antidepresivos y su efecto sobre el déficit cognitivo en ancianos

En la práctica clínica no es infrecuente encontrar asociados cuadros de depresión y deterioro cognitivo en personas de edad avanzada. Los antidepresivos son los fármacos utilizados en el tratamiento de los cuadros depresivos en ancianos, lo que hace necesario un estudio más profundo respecto a sus efectos sobre la cognición. 

Según estudios realizados, un componente clínico importante hallado en la depresión es la disfunción cognitiva, teniendo estos pacientes un mayor riesgo de desarrollar deterioro cognitivo. Por otro lado, la prevalencia de síntomas depresivos en pacientes ancianos con deterioro cognitivo leve es más alta que en pacientes ancianos con buen nivel cognitivo. Parece que los déficits cognitivos que se asocian a la sintomatología depresiva en ancianos son un rasgo de la propia enfermedad depresiva que puede persistir incluso una vez el episodio depresivo se ha resuelto. Las alteraciones en la función ejecutiva, la memoria y la velocidad de procesamiento constituyen los dominios principalmente afectados.

Existen varias hipótesis para explicar la dirección de la relación entre depresión y deterioro cognitivo: las que atribuyen este riesgo a un daño producido en el hipocampo en relación con el aumento de secreción de corticoides durante la depresión, las que postulan que la depresión podría ser una reacción psicológica a la pérdida cognitiva percibida en ancianos existiendo una relación entre la edad de inicio de la depresión con el deterioro cognitivo, y una tercera explicación alternativa de esta relación entre depresión y deterioro cognitivo consistiría en que ambas condiciones son el resultado de factores de riesgo o procesos neurodegenerativos subyacentes comunes.

Los autores de este trabajo realizan una revisión a partir de la bibliografía del tratamiento con los diversos antidepresivos disponibles y sus efectos sobre la cognición.

Destaca la dificultad inherente al estudio del efecto de los antidepresivos sobre la función cognitiva, ya que un componente clínico de la depresión es la disfunción cognitiva. Por ello, es difícil distinguir el efecto farmacológico directo del antidepresivo sobre la función cognitiva, de los cambios cognitivos que acompañan a la mejora clínica.

La atención, la función psicomotora y la memoria son las funciones cognitivas que se ven afectadas por los antidepresivos. En general, parece que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y los antidepresivos duales (venlafaxina, bupropión) muestran una mejor tolerabilidad que los antidepresivos tricíclicos y los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO).

El riesgo de disfunción cognitiva varía en función de las propiedades farmacológicas de cada antidepresivo. Por otro lado, numerosos estudios sugieren que varios antidepresivos que actúan inhibiendo la recaptación de una o más monoaminas ejercen efectos positivos en la memoria y en la velocidad de procesamiento mental en pacientes con depresión mayor.

Los antidepresivos son actualmente los fármacos utilizados tanto para tratar la depresión en ancianos con deterioro cognitivo o demencia como para los que no lo presentan. Parece que sí han demostrado efectividad con respecto a la clínica afectiva, siendo los resultados más heterogéneos en cuanto a los déficits cognitivos.

Los antidepresivos que han demostrado su utilidad y eficacia para tratar los déficits cognitivos son los ISRS, los ISRN, y la mirtazapina. Además, parece que estas mejoras dependen de si son respondedores o no al tratamiento antidepresivo. Por otro lado, varios estudios han demostrado que ni los antidepresivos tricíclicos ni los IMAO ni la paroxetina mejoran la función cognitiva. Una posible explicación podría ser el mecanismo de acción anticolinérgico de estos fármacos, que se ha relacionado con la sedación y con las alteraciones mnésicas.

Los autores concluyen que siguen requiriéndose más estudios con un mejor diseño metodológico que puedan comparar fármacos entre sí y con placebo durante mayores periodos de observación y en mayor número de sujetos. Sería interesante realizar este tipo de estudios no sólo con los antidepresivos ya estudiados (para confirmar los resultados antes comentados), sino con los antidepresivos de nueva generación recientemente incorporados al mercado.

 

Guerra LM, Sánchez L, Navío M, Agüera LF. Antidepresivos y deterioro cognitivo en el anciano. Psicogeriatria. 2010; 2(4): 201-206.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad