alfasigma-7dm


Hipoglucemia y daño cerebral

  • El tratamiento farmacológico de la diabetes se asocia a un aumento del riesgo de hipoglucemia.
  • Los episodios de hipoglucemia en algunos casos pueden producir sintomatología neurológica.

El tratamiento farmacológico de la diabetes mellitus tiene como limitación un incremento sustancial en el riesgo de hipoglucemia iatrogénica. Los episodios de hipoglucemia se definen de forma general como unas cifras de glucemia por debajo de 70 mg/dL. Se considera que una hipoglucemia es grave cuando se necesita la ayuda de otra persona para su recuperación, como consecuencia de la neuroglucopenia. En caso de hipoglucemia grave y prolongada pueden producirse crisis epilépticas y pérdida de conciencia y, si la hipoglucemia se prolonga, daños cerebrales graves e incluso la muerte. La mayoría de los episodios de hipoglucemia se corrigen sin dejar secuelas neurológicas aparentes. Sin embargo, los episodios de hipoglucemia repetidos pueden tener efectos perjudiciales crónicos en el sistema nervioso.

El objetivo del autor de este artículo era analizar los efectos neurológicos de la hipoglucemia, haciendo énfasis en los efectos a largo plazo. Describen básicamente el papel de la hipoglucemia en tres situaciones: las alteraciones en los mecanismos neuroendocrinos de regulación de la glucemia, las consecuencias de la hipoglucemia en el desarrollo cerebral de los niños y la relación con el deterioro cognitivo en la población anciana.

La hipoglucemia es frecuente en los pacientes con diabetes tipo 1 que, de promedio, presentan dos episodios de hipoglucemia sintomática a la semana y un episodio de hipoglucemia grave al año. En cambio, la hipoglucemia es menos habitual en la diabetes tipo 2. No obstante, su frecuencia aumenta con los años de evolución de la diabetes a medida que progresan las alteraciones en la función pancreática y, en pacientes con diabetes tipo 2 de larga evolución, la frecuencia de hipoglucemias puede ser similar a la de los pacientes con diabetes tipo 1.

Cuando la glucosa plasmática desciende por debajo de 47-55 mg/dL, aparecen los síntomas de neuroglucopenia (alteración conductual y enlentecimiento cognitivo). Si la hipoglucemia no se corrige, puede evolucionar hacia la pérdida de conciencia. En ocasiones, la hipoglucemia puede causar síndromes neurológicos focales. Cuando los niveles de glucosa vuelven a la normalidad, la recuperación clínica suele ser rápida (30-45 minutos). En raras ocasiones un episodio hipoglucémico prolongado puede producir daños cerebrales permanentes. Una de las complicaciones más graves a la que se exponen los pacientes con diabetes que presentan cuadros de hipoglucemia de repetición es la disminución de la magnitud de la respuesta autonómica, con la consiguiente aparición de un defecto en la percepción de los episodios de hipoglucemia. Esto se traduce en la aparición de sintomatología neuroglucopénica sin clínica autonómica previa durante los episodios de hipoglucemia, por lo que la capacidad del paciente para corregir la situación se ve seriamente mermada y conlleva una potencial mayor gravedad del cuadro.

La hipoglucemia es un problema habitual en los niños con diabetes, porque los patrones de comidas y la actividad física son muy variables. Además, los niños pequeños no son capaces de reconocer los episodios de hipoglucemia. Las hipoglucemias nocturnas son especialmente problemáticas por su frecuencia, y lo son aún más cuanto menor es la edad del niño; además, pueden ser muy prolongadas. Los estudios epidemiológicos han mostrado una asociación entre hipoglucemias graves y disfunción cognitiva. La edad es un factor determinante para el posible impacto en las funciones cerebrales. El cerebro se desarrolla hasta los 5 años, y un evento adverso en este periodo puede tener efectos crónicos. Por ello, el inicio de diabetes mellitus a edades tempranas se ha asociado a disfunción neuropsicológica.

El aumento de la incidencia y la prevalencia de la diabetes, sumado al incremento de la supervivencia de los pacientes diabéticos, ha dado lugar a la aparición de complicaciones geriátricas en la población diabética, como la demencia. Los dos tipos de demencia más comunes son la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular, aunque una proporción sustancial de pacientes presenta formas mixtas. Existe evidencia de la asociación entre diabetes y demencia, aunque la relación entre demencia e hipoglucemia puede ser bidireccional, ya que los pacientes con peor función cognitiva son más susceptibles a la hipoglucemia.

El autor concluye que, dada la existencia de este riesgo, el objetivo en el tratamiento del paciente diabético es mejorar el control glucémico sin hipoglucemias, y que las nuevas estrategias terapéuticas deben ir encaminadas hacia ese objetivo. Para ello, han de tenerse en cuenta los factores de riesgo de hipoglucemia y establecerse de forma individualizada los objetivos de control glucémico y la terapia de la diabetes.

Caballero-Corchuelo, J. Efectos neurológicos de la hipoglucemia en el paciente diabético. Rev Neurol. 2016; 63(6): 262-268.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad