Dislipemia diabética y riesgo residual

- En ocasiones, las estatinas no son suficientes para prevenir un elevado porcentaje de complicaciones cardiovasculares en los pacientes diabéticos

- Aunque el cLDL esté controlado, unas cifras de triglicéridos >200 mg/dL y de cHDL <35 mg/dL son factores determinantes del denominado riesgo lipídico residual

Después de 25 años de la introducción de las estatinas, éstas se han situado en una posición de privilegio para reducir el riesgo cardiovascular asociado a la hipercolesterolemia, y han demostrado un efecto muy beneficioso al evitar la progresión de la aterogénesis. Sin embargo, a pesar de situar el cLDL dentro de los objetivos marcados, este tratamiento ha demostrado ser insuficiente para evitar un alto porcentaje de episodios cardiovasculares en los pacientes con elevado riesgo cardiovascular, como los diabéticos. Algunos metaanálisis recientes demuestran que reducirlo en 1 mmol/L (39 mg/dL) disminuye el riesgo de episodios coronarios graves en un 23%, sin reducirlo totalmente (riesgo residual), atribuible a otros factores lipídicos diferentes. Asimismo, se ha observado que tanto los triglicéridos como el cHDL están muy ligados a este riesgo residual en pacientes con síndrome coronario agudo y contribuyen a mantener dicho riesgo, incluso con cifras de cLDL de 70 mg/dL. Ambos, triglicéridos y el cHDL actúan de forma sinérgica, de modo que unas cifras más elevadas de los primeros junto a valores más bajos del segundo multiplican por 10 el riesgo de complicaciones coronarias. Por ello, la identificación de los factores lipídicos asociados a este riesgo residual es especialmente importante, no sólo para su tratamiento, sino para detectar de forma precoz a los pacientes con alteraciones en el perfil lipídico asociadas a un elevado riesgo cardiovascular, como es el caso de los diabéticos.

Tras una minuciosa revisión, los autores de este artículo señalan una serie de recomendaciones para reducir este riesgo residual de origen lipídico, cuando se acompaña de alteraciones macro/microvasculares, tanto en los pacientes no diabéticos como en los que presentan una diabetes mellitus tipo 2, a saber: a) tratar los factores no lipídicos (control de de la HbA1c y de la presión arterial, y b) optimizar el abordaje del riesgo residual lipídico asociando, si es necesario, estatinas, fibratos, niacina, ácidos omega 3, etc., además de intensificar las modificaciones de estilos de vida no saludables.

Millán J, Botet JP, Pintó X. Riesgo residual vascular de origen lipídico. Estrategias para el tratamiento del riesgo residual por dislipemia aterogénica. Clin Invest Arteroscl. 2011; 23(5): 230-239.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad