Enfermedades cardiovasculares y diferencias de género

  • En las enfermedades cardiovasculares, las diferencias de sexo pueden manifestarse en forma de mecanismos cognitivos y emocionales, por lo que constituyen factores de protección o factores de vulnerabilidad que inciden de forma positiva o negativa sobre el cumplimiento del tratamiento y su calidad de vida.
  • La aceptación y la resiliencia forman  parte de los factores de protección.

En el ámbito de atención primaria es donde se dedica una mayor cantidad de recursos a las enfermedades cardiovasculares, debido a su elevada morbimortalidad y a la complejidad que requiere su intervención; sin embargo, y a pesar de este esfuerzo, los pacientes tienen una baja adherencia a los tratamientos y una deteriorada calidad de vida. La edad y el sexo influyen en ello, de tal manera que las mujeres presentan una mayor probabilidad de mortalidad por enfermedad coronaria a partir de los 70 años, y un nivel más bajo de calidad de vida tanto física como mental.

Estas diferencias pueden manifestarse en mecanismos cognitivos y emocionales, que pueden constituir factores de protección que favorecen una mayor adherencia al tratamiento y una mejor calidad de vida o, por el contrario, ser un factor de vulnerabilidad si inciden negativamente sobre ambas variables.

Entre los factores de protección, la aceptación y la resiliencia se asocian mejor con el estado emocional de los pacientes con una enfermedad cardiovascular, entendiendo la aceptación como el reconocimiento por parte del paciente de la necesidad de adaptarse a su enfermedad, y la resiliencia como un conjunto de fortalezas que le permiten lograr una adecuada adaptación a su enfermedad.

En cuanto a los factores de vulnerabilidad, la depresión, la ansiedad y la ira son los procesos emocionales en que se ha observado un peor ajuste psicológico y un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular.

Respecto a las diferencias de sexo en relación con los factores de vulnerabilidad, la depresión y la ansiedad parecen ser las que muestran niveles más elevados en las mujeres con una enfermedad cardiovascular, mientras que la ira podría predecir mejor la enfermedad cardiovascular en los hombres.

Los autores del presente estudio pretenden investigar, en pacientes con una enfermedad cardiovascular establecida, las posibles diferencias de sexo que puedan existir en relación con los factores de protección y los factores de vulnerabilidad en cuanto a la adherencia a las pautas del tratamiento y a la calidad de vida física y mental.

Los autores realizan un estudio observacional y descriptivo de una población de dos centros de salud, en la que se seleccionaron pacientes con una enfermedad cardiovascular establecida que acudían a visitas de control de su enfermedad. Se incluyeron pacientes de 18-80 años de edad, y se excluyeron los pacientes con una enfermedad crónica oncológica y/o que hubiesen estado en el último año en tratamiento psicológico con apoyo farmacológico o cognitivo-conductual. Para evitar sesgos, seleccionaron una muestra representativa para alcanzar un nivel de confianza del 95% y un margen de error del 5%, y contactaron con un total de 225 pacientes a los que entregaron un cuestionario para cumplimentar que evaluaba aspectos sociodemográficos y clínicos: aceptación de la enfermedad, adecuación al estrés, nivel de depresión, nivel de ansiedad, nivel de ira, calidad de vida, estado global de salud y nivel de adherencia farmacológica.

Los resultados obtenidos por los autores indicaban que las mujeres con una enfermedad cardiovascular presentaban una mayor ansiedad y un menor nivel de ira externalizada y calidad de vida mental, con una ansiedad y una vulnerabilidad emocional más altas, lo que podría ser la causa de un peor ajuste psicológico. Asimismo, apreciaron en las mujeres una mejor adherencia a la pauta de reducción del tabaco y el alcohol, y una peor adherencia terapéutica, en comparación con los hombres.

En cuanto a las relaciones obtenidas entre los factores de vulnerabilidad y de protección y la calidad de vida, pudieron comprobar que en cada grupo de pacientes las dimensiones de la calidad de vida se asociaban positivamente con los factores de protección y negativamente con los factores de vulnerabilidad, lo que pone de manifiesto que estas relaciones eran más notorias en el caso de la calidad de vida mental.

En los hombres, la resiliencia también se asoció con una mayor calidad de vida física, lo que indica una mayor predisposición a sobreponerse a la enfermedad.

Igualmente, los autores observaron que la asociación de los factores protectores o de vulnerabilidad con la adherencia al tratamiento fue más baja que la encontrada respecto a la calidad de vida, lo que sugiere que esta asociación podría estar determinada por otras variables más específicas y próximas a la conducta. En concreto, en los hombres la aceptación de la enfermedad se asoció con una mejor adherencia al ejercicio y a la reducción del tabaco y el alcohol, mientras que en las mujeres, la aceptación de la enfermedad apareció como un recurso asociado a una mejor adherencia a las pautas del tratamiento.

En los hombres también observaron un mayor número de factores de vulnerabilidad, como la ansiedad, la ira exteriorizada o la ira interiorizada, asociados a una peor adherencia, que podría venir motivada por una mayor vulnerabilidad emocional y una peor adecuación a estos factores.
La ansiedad fue el factor de vulnerabilidad que se asoció de manera más negativa con la adherencia en ambos sexos.

Los autores comentan finalmente las limitaciones del estudio, dada la falta de delimitación causal de las variables analizadas y de la baja representatividad de la muestra, al no haber participado el número de personas calculado.

Alemán J, Rueda B. Influencia del género sobre factores de protección y vulnerabilidad, la adherencia y calidad de vida en pacientes con enfermedad cardiovascular. Aten Primaria. 2019; 51(9): 529-535

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad