Televisión y salud cardiovascular

-Ver la televisión es, después de trabajar y dormir, una de las actividades cotidianas más comunes.
-Los individuos que ven más de 20 horas semanales de televisión tienen peor función vascular y muestran una mayor tendencia a la hipertensión arterial.
-Llevar una vida excesivamente sedentaria tiene consecuencias muy negativas para nuestra salud cardiovascular.

La televisión es un sistema de transmisión y recepción de imágenes en movimiento y de sonido a distancia que emplea un mecanismo llamado de difusión. La transmisión puede realizarse mediante ondas de radio, redes de televisión por cable, satélite o internet. El concepto de televisión («visión a distancia») puede rastrearse hasta Galileo Galilei y su telescopio. Sin embargo no es hasta 1884, con la invención del disco de Nipkow, que tiene lugar un avance relevante para crear un medio. El cambio que traería la televisión tal y como hoy la conocemos sería la invención del iconoscopio por Vladimir Zworkyn y Taylor Farnsworth. Esto daría paso a la televisión completamente electrónica, que disponía de una tasa de refresco mucho mejor, mayor definición de imagen e iluminación propia.

Ver televisión probablemente sea, después de trabajar y dormir, una de las actividades cotidianas más comunes. Según concluye un estudio realizado por seis centros de atención primaria españoles y publicado en la prestigiosa revista American Journal of Hypertension, los individuos que ven más de 20 horas semanales de televisión tienen peor función vascular y muestran una mayor tendencia a la hipertensión arterial. Para llegar a la conclusión referida, los investigadores del estudio formularon a un total de 732 participantes de edades comprendidas entre los 20 y los 80 años diversas preguntas sobre hábitos de vida vinculados al sedentarismo, como ver la televisión. La información aportada se relacionó con un parámetro denominado PAIx75 (peripheral augmentation index for a heart rate of 75 bpm), que se deriva de medidas de la presión arterial. La investigación se realizó con los datos recopilados entre los años 2010 y 2012 dentro del estudio EVIDENT, financiado por el Instituto de Salud Carlos III de Madrid y que en conjunto analizó los hábitos de vida de 1.553 pacientes, de manera que en los datos de este artículo científico participaron la mitad. Los individuos fueron seleccionados de forma aleatoria, y gozaban en líneas generales de buena salud.
Para realizar esta evaluación los autores utilizaron un novedoso instrumental que toma varios datos: por ejemplo, mide cada 15 minutos y durante un periodo de 24 horas la presión arterial, y realiza también una toma de la presión arterial central mediante tonometría. Con esta información se construyen los valores del citado índice; cuanto mayor sea éste, el sujeto tendrá una mayor rigidez arterial y por consiguiente una peor función vascular.

Los investigadores dividieron en tres franjas el número de horas dedicadas a ver televisión: menos de 10 horas semanales, entre 10 y 20 horas y más de 20 horas. Una de las conclusiones principales del estudio fue que aquellos individuos clasificados en esta última franja presentaron cifras del índice mucho más elevadas, por lo que cabía deducir que su salud cardiovascular era claramente peor. Pudo evidenciarse asimismo que este parámetro mostraba una relación clara pero independiente con otros factores como la edad, el sexo, el colesterol de alta densidad, el consumo de fármacos antihipertensivos o hipoglicemiantes o hipolipemiantes, la obesidad o el tabaquismo. El análisis estadístico dio validez a estas observaciones, reforzándose así la idea de que llevar una vida excesivamente sedentaria tiene consecuencias muy negativas para la salud cardiovascular.

Éste, como otros estudios, aporta la evidencia (sugerida también por el comentarista) de que más vale dedicar una hora (o más, si nuestra agenda lo permite) a pasear con la familia –y reforzar así los vínculos– que a ver la televisión.

Recio-Rodríguez JI, Gómez-Marcos MA, Patino-Alonso MC, Romaguera-Bosch M, Grandes G, Menéndez-Suárez M, et al.; estudio EVIDENT. Association of television viewing time with central hemodynamic parameters and the radial augmentation index in adults. Am J Hypertens. 2013; 26(4): 488-494.

Valora este artículo
(3 votos)
Televisión y salud cardiovascular - 4.3 out of 5 based on 3 votes

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad