alfasigma-7dm


Entrevista a Henry Marsh

«No sé cómo será la medicina en 50 años, pero los pacientes serán iguales»

Henry Marsh dibujoMónica Lalanda
- ¿Cree que haber realizado diferentes estudios antes de empezar Medicina le ha hecho un médico más reflexivo?
- Sin duda. Creo que el sistema americano, con estudiantes de medicina que son postgraduados en otras materias, es muy bueno.

- ¿Qué le parece incluir aspectos no médicos en la formación de un médico?
-Creo que es más útil adquirir experiencias ajenas a la medicina, por ejemplo trabajar en algo no médico, mejor que simplemente aprenderlas. Tengo mis dudas sobre el sistema americano de enseñar humanidades médicas en las facultades de medicina.

- En su libro trata mucho el tema del final de la vida. Con toda su experiencia acumulada, ¿se atrevería a definir lo que sería a día de hoy "una buena muerte"?
- Nunca es buen momento para morir, siempre parece demasiado pronto o demasiado tarde...
Una buena muerte es morirse sin tener que arrepentirse de demasiadas cosas o, en otras palabras, una buena muerte tiene que ver más con cómo hemos vivido y si estamos satisfechos con lo que dejamos atrás.
Si bien es cierto que deberíamos evitar el ensañamiento terapéutico en los ancianos, el cálculo de probabilidades entre riesgo y beneficio de seguir tratando y entre riesgo y beneficio de permitir que la naturaleza siga su curso, es muy difícil.
Creo que la eutanasia debería ser una parte importante de la práctica médica, pero atención, que me refiero al derecho de los pacientes a decidir cuándo acabar con nuestras vidas, no al derecho de los médicos a matarnos. Aunque creo que la mayoría nos echaríamos atrás a la hora de hacerlo.

- Si pudiera retroceder con una máquina del tiempo y rencontrarse con el joven Henry Marsh al principio de su carrera como médico, ¿qué consejo le daría?
- Le diría que no se precipite a la hora de tomar decisiones difíciles, que se tome su tiempo, que reflexione con calma.

- En su libro habla mucho sobre la toma de decisiones compartidas con los pacientes y sobre el consentimiento informado. ¿Cree que era más fácil para los pacientes cuando practicábamos una medicina más paternalista?
-Personalmente estoy totalmente en contra del paternalismo, pero acepto que algunos pacientes lo prefieran, aunque en los países más ricos probablemente cada vez son menos. También sé que como pacientes queremos que se nos guíe, apoye y aconseje y que no se nos dé solo una descripción abstracta o neutra de las opciones que tenemos.

- Es usted increíblemente abierto respecto a los errores médicos que ha cometido, algo que no es frecuente. En España vivimos aún inmersos en la cultura de tapar el error médico. ¿Existe una manera de cambiar esto?
- Solamente a través del ejemplo de los médicos más mayores.

- ¿Cree que en las últimas décadas han cambiado las expectativas que tiene la sociedad de la medicina y los médicos?
-Sí, al menos en Reino Unido los medios de comunicación son cada vez más críticos con los médicos y han dejado de mostrar una deferencia automática hacia nosotros.

- Si tuviera que volver a empezar, ¿volvería a ser neurocirujano?
- Esta pregunta es siempre de difícil respuesta. La neurocirugía ha cambiado mucho en las últimas cuatro décadas y yo he cambiado mucho también. Teniendo en cuenta todo eso, diría que sí.
Sin embargo dudo que volviera a estudiar medicina teniendo en cuenta los problemas actuales del mundo. Deberíamos gastar mucho menos dinero en mantener vivas cada vez más y más tiempo a las personas mayores (¡como yo!) y ese dinero se debería invertir en mayor educación y mejor crianza para los niños, que son nuestro futuro. Creo que ahora los niños están tremendamente descuidados.

- En el libro menciona sus trucos para “separar” el procedimiento y el paciente antes de operarle. ¿Realmente funciona?
-En parte sí. Uno no podría, y tampoco debería, deshacerse del todo de la ansiedad que se siente, pero sí es importante poder controlarla.

- No parece muy aficionado a tener médicos en formación en quirófano. A pesar de esto, ¿es usted popular entre ellos?
No, espero que se equivoque. Valoro muchísimo la relación con los médicos residentes y me siento muy orgulloso de ser, según dicen, un buen profesor. Me mantengo en contacto con muchos de ellos aquí y en Estados Unidos. Y mi trabajo en Nepal, Ucrania, Albania, etc. es sobre formación.

- ¿Tiene algún hobby especial que le haga abstraerse del trabajo?
-Sí, fabrico muebles y soy un manitas en casa con los arreglos y el mantenimiento, además me dedico a la apicultura. Procuro salir a correr todos los días, unos 40 Km a la semana, también hago pesas, etc. Claro que cada vez es más difícil según uno se hace mayor.

- ¿Cómo cree que será la medicina en 50 años?
- No sé cómo será la medicina, pero los pacientes serán iguales.

  • Modificado por última vez en Martes, 09 Enero 2018 11:49
  • 1 comentario

1 comentario

  • Enlace al Comentario Martes, 09 Enero 2018 17:25 publicado por Manuel Calleja

    La interesante entrevista, en su conjunto, nos muestra eso, tan citado y tan poco visto, que es un médico humanista. Y permitidme la osadía de definir el humanismo a mi manera: conformación de la persona como ser humano, no solo como "homo", a través de las vivencias de orden humano que experimentamos y las reflexiones que las mismas nos inducen. Bien mirado, la enorme cantidad de vivencias humanas que nuestra profesión nos permite tener, nos proporciona, más que ninguna a otra profesión, una gran oportunidad de reflexionar sobre las mismas, por encima de la vorágine en que solemos estar instalados a la fuerza en nuestro día a día, y que dificulta esta tarea. De esta manera, parecería imposible la existencia de ningún médico no humanista. Estoy de acuerdo con Henry Marsh en que el conocimiento previo de otras disciplinas, vividas más que estudiadas, es muy importante para la necesaria reflexión. Porque este modelo permite que se llegue a la práctica médica con un mucho mayor grado de madurez personal. Y algo tan teórico como esto, se entronca con la gran aberración que significa no tener tiempo material para relacionarnos adecuadamente con nuestros pacientes por la gran presión asistencial que soportamos.
    Muy de acuerdo con su respuesta sobre los trucos para separar al paciente del procedimiento, así como cuando habla de las decisiones compartidas y, sobre todo, con el consejo que se daría a sí mismo, de poder retroceder en una máquina del tiempo.
    Y, por último, quisiera opinar sobre la pregunta del posible cambio de las expectativas que la sociedad tiene sobre los médicos y la medicina. Efectivamente, yo creo que han cambiado mucho, y en mi opinión, la razón fundamental es que cuanto más socializada está la medicina, los pacientes van cambiando de querer una buena atención a exigir la curación.

    Reportar

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

  • SOBRE EL LIBRO
  • LA AUTORA
  • LA CRÍTICA
  • AVANCE DE LECTURA
  • GUÍA DE LECTURA

Mónica Lalanda

Bienvenidos a un nuevo club de lectura médica, esta vez con un libro muy especial. Nos hemos atrevido con una novela gráfica del grupo que llamamos Medicina Gráfica. Cómics en los que se entrelaza una historia personal con el desarrollo de una enfermedad.

Los cómics, que tradicionalmente se han considerado libros para niños, poco serios o un poco underground, llegan con enorme fuerza al panorama literario y se atreven con cualquier tema, no importa su dureza. La salud y la enfermedad se tratan con amplitud y riqueza.

La combinación libre de dibujo y texto, la facilidad de expresar emociones, sensaciones y situaciones con mayor intensidad y la capacidad innata que tenemos de sentirnos identificados con dibujos de trazo sencillo está convirtiendo las novelas gráficas de tema sanitario en un éxito.

Esperamos que nos ayude a los profesionales a entender mejor al paciente, más allá de su enfermedad, y a aumentar nuestra empatía. Os animamos a visitar el trabajo que realizamos en el movimiento Medicina Gráfica de revisión y reseña de cómics útiles para profesionales y pacientes.

El libro que nos ocupa es Que no, que no me muero, de María Hernández Martí y Javi de Castro. Su protagonista cuenta su historia a partir del diagnóstico de un cáncer de mama. Una de las claves de este libro es el humor. Pero lo que llama la atención es el tono reivindicativo, que huye de ñoñerías y nos presenta la realidad del día a día.

Que no, que no me muero
María Hernández Martí + Javi de Castro
Modernito Books
168 páginas

Antes de iniciar la lectura y para entender mejor a la autora y su contexto, echa un vistazo a esta corta entrevista:

Entrevista

Puedes ver la reseña crítica de Medicina Gráfica

Descubre las primeras páginas en Modernito books

Para facilitar una reflexión común en el twetchat sobre Que no, que no me muero, aquí tienes una serie de ideas para guiar la lectura que quizá te resulten útiles:

1

Sugiero que comiences valorando el aspecto del libro cerrado. Tiene un formato inusual, sugerente, de forma cuadrada, con letras que transmiten un grito y la cara de la protagonista con su pañuelo a la cabeza y un gesto desafiante.La frase de la contraportada marca con fuerza el mensaje del libro: «Si buscan serenidad, rollo zen y buenos sentimientos, AQUÍ NO ES».

2

Fíjate en el original índice y en la organización de los capítulos, que sigue las letras del alfabeto. Cada uno de los 33 capítulos comienza con una palabra de esa letra sobre una hoja del color predominante en el mismo. Marca con fuerza y de manera muy visual cada historia, que puede leerse de forma completamente independiente. Esto permite cambiar del tono dramático de un capítulo a otro con frescura.

3

Uno de los temas que predominan en Que no, que no me muero es la dificultad del enfermo de convivir con las emociones de quienes le rodean. La compasión empalagosa, la curiosidad o incluso la pena provocan situaciones irónicas en las que la propia enferma tiene que tranquilizar y animar a amigos sobre su enfermedad.

4

En la historia parecen varios miembros de la familia, un padre médico, una madre, su hermana y su marido, el «señor muy alto y muy serio». Se perciben diferentes maneras de afrontar la enfermedad y en ellas el humor es parte cotidiana.

5

En este cómic se habla de la muerte con franqueza e incluso con un toque de humor. El capítulo en el que Lupe comenta sus posibles planes de entierro con su marido es muy llamativo por su sinceridad, contenido y estética.

6

Hay información sobre quimioterapia, radioterapia, estrógenos y sus efectos secundarios contados con gran fuerza estética y un ácido humor.

7

Los profesionales sanitarios aparecemos de manera recurrente y vistos con un fantástico ojo crítico de los autores, desde el enfermero que no saluda al entrar hasta el cirujano que explica su operación a una Lupe aun en la REA con una jerga médica incomprensible y un tono de héroe épico que nos debe hacer reflexionar.

8

Hay también un capítulo dedicado al uso de la marihuana para controlar efectos secundarios de la quimio, otro en el que la autora es muy crítica con las teorías que señalan la actitud ante la vida como causante de su cáncer. Es particularmente satírica con los consejos que recibe sobre curas milagrosas contra el cáncer.

9

Las conclusiones finales huyen una vez más de cualquier idea positiva respecto al cáncer. Asegura que no ha aprendido nada, que no ha madurado, que no es mejor persona y que su único mérito ha sido no morirse.Este libro es una mirada fresca, atrevida, que huye de todo convencionalismo y que se contrapone a la filosofía ñoña del lacito rosa. Es un libro que deja poso, un poso colorido y especial.

Clica en el botón para ir a las ediciones anteriores del Club de Lectura

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad