Botox celebra su 25 aniversario en España

El 25 aniversario del lanzamiento de Botox® en España ha sido el eje principal de las jornadas de actualización CEFABOX, REABOX y MOVEBOX de Allergan, dirigidas respectivamente a expertos en cefaleas, espasticidad y trastornos del movimiento. Durante esta reunión de expertos, los especialistas presentes han analizado el impacto de Botox® en estas tres principales especialidades con indicación.

Migraña crónica
Una de las principales patologías que han protagonizado el encuentro ha sido la migraña crónica, una enfermedad compleja que provoca cefaleas durante ≥15días al mes, de los que al menos 8 días corresponden a migraña. Además de los días de cefaleas, existen otros factores a tener en cuenta, como la intensidad o las comorbilidades asociadas. Entre estas últimas, la ansiedad y la depresión son las más frecuentes. Por ello, el control estrecho y un tratamiento temprano son factores clave: “Hicimos un estudio con 13 centros y más de 700 pacientes para ver cuáles eran los predictores de eficacia al tratamiento con Botox®. Encontramos que cuanto menos tiempo de evolución de la cronificación tiene el paciente, la respuesta es mejor. Es decir, debemos empezar a tratar a los pacientes cuanto antes”, afirma Patricia Pozo-Rosich, Responsable de la Unidad de Cefalea del Hospital Universitario Vall d’Hebron. “Botox® ha revolucionado el tratamiento de la migraña crónica en España. Ha cambiado la vida de muchos pacientes ya que esta patología supone tener migraña más de 15 días al mes, es decir, casi todos los días. Por ello, pasar de tener migrañas durante, por ejemplo, 25 días al mes a tenerlas solo 5 días es un cambio muy sustancial.”

Espasticidad
Otro de los temas que se han tratado durante esta reunión ha sido el abordaje de la espasticidad. Este trastorno aparece después de lesiones como parálisis cerebral, lesión medular, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y daño cerebral adquirido (ictus, traumatismo craneoencefálico, hipoxia, etc). De hecho, aunque la espasticidad sea un trastorno complejo y difícil de identificar, aparece en hasta un 38% de pacientes un año después de un ictus.

La espasticidad producida tras un ictus se trata cuando impide la funcionalidad o la autonomía, así como cuando produce dolor, siendo Botox® actualmente “una de las principales indicaciones de tratamiento ya que existe la evidencia de que disminuye significativamente el tono muscular y mejora la función pasiva, con un nivel de recomendación A”, como afirma Susana Moraleda, Jefe de Sección y coordinadora del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario La Paz.

En este sentido, los especialistas señalan la importancia de administrar este tratamiento precozmente para intentar reducir el desarrollo o la gravedad de la espasticidad; es decir, para prevenir o tratar complicaciones como el dolor y las contracturas, además de para mejorar la función motora.

Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en 14 May 2019, 08: 49

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad