Mercè López

08 Ene 2013, 08: 05 ¡Escribe el primer comentario!

Los profesionales de la sanidad pública de la Comunidad de Madrid llevan semanas protestando en contra de los planes de transferir la gestión de varios hospitales y centros de salud a entidades privadas. No es el único motivo de las movilizaciones, ya que se añaden los recortes presupuestarios, de plantillas, la desaparición de la paga extra de Navidad, el copago de un euro por receta, el copago por el traslado en ambulancia para enfermos crónicos o la transformación de un hospital emblemático como La Princesa en centro destinado a atender a población geriátrica

08 Ene 2013, 08: 48 ¡Escribe el primer comentario!

«Los que manejan la política no están bien enterados de lo que están haciendo. Cambiar la sanidad española, que es la primera de Europa tanto por su extensión como por su calidad, sin saber porqué... por razones económicas más que de tipo conceptual, es un poco inquietante. Hay dos cosas en la sociedad española que no se deberían tocar: una es la sanidad y otra la educación. Esos dos aspectos, por favor, que no nos lo toquen».

Son palabras de una de las personalidades más ilustres de la historia de la medicina española, José María Segovia de Arana, que acudió al hospital que él mismo contribuyó a crear, el Puerta de Hierro, para expresar su disconformidad con los planes de las autoridades sanitarias que han dado pie al actual conflicto que vive la Comunidad de Madrid.

Buena parte de los profesionales sanitarios están en pie de guerra desde hace semanas, en protesta por el plan anunciado a finales de octubre, según el cual se transferirá la gestión de 6 hospitales y 27 centros de salud a entidades privadas con ánimo de lucro.

En el presente número de 7DM hablamos de esa olla en ebullición que es estos días la sanidad madrileña, así como de modelos de gestión alternativos al clásico modelo administrativo directo que se han puesto en marcha en algunas zonas de la geografía nacional con resultados de lo más diverso. También de ese término que está en boca de todos, «privatización», que cada cual define a su manera o sustituye por eufemismos variopintos.

Como bien dice Segovia de Arana, nuestro sistema de salud es uno de los mejores del mundo. La calidad de los servicios que presta, lo mismo que la de sus profesionales, está fuera de toda duda. Lo que sí están en duda es su futuro, puesto que la sanidad es cada vez más cara y el dinero disponible disminuye.

Por otro lado, el SNS tiene deficiencias que le dificultan adaptarse a nuevas realidades. Probablemente es cierto que necesita reformas importantes para ser más eficiente –un objetivo para el que no estaba pensado cuando se creó, tal como opina el experto consultado, Manel Peiró, vicedecano de Profesorado de la escuela de negocios ESADE–.

Sin embargo, es lógico que la idea de emparejar el ánimo de lucro con un derecho tan sagrado para los ciudadanos como es la sanidad levante todo tipo de suspicacias. Los planes de las autoridades sanitarias madrileñas no significan per se «vender la sanidad», los hospitales seguirán siendo de titularidad pública. Pero que lo manejen entidades cuyo objetivo principal es hacer caja genera una indudable desconfianza. Incluso es fácil pensar que la idea de los responsables sanitarios no es otra que quitarse de encima esa «patata caliente» llamada sanidad que les genera tanto gasto.

Lo cierto es que existen otras fórmulas menos «privatizadoras» que la propuesta de Madrid. Por ejemplo, en Cataluña funcionan desde hace tiempo centros de salud autogestionados por los propios médicos y enfermeros, un modelo en el que los profesionales están implicados al cien por cien, que resulta eficiente y del que los ciudadanos a quienes prestan servicio se declaran satisfechos.

Y es que uno de los principales errores que tienen los políticos a la hora de plantear reformas o recortes –en sanidad, educación, judicatura, policía, bomberos...– es no contar con la opinión de los profesionales ni con su potencial implicación para gestionar los centros donde trabajan. Cualquier reforma sanitaria debería tenerlos muy en cuenta, puesto que han sido el motor que ha hecho evolucionar nuestro sistema de salud, y desde luego cualquier cambio debe estar enfocado a los ciudadanos, pues no olvidemos que la soberanía nacional reside en el pueblo español, tal como reza el artículo 1 de nuestra Constitución, algo que en ocasiones olvidan los políticos cuando les interesa.

02 Ene 2013, 14: 51 ¡Escribe el primer comentario!

La terapia antirretroviral combinada (TARc) mejora enormemente la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes infectados con el VIH-1. El mayor inconveniente de este tratamiento es que debe mantenerse indefinidamente, causando molestias debido a los posibles efectos tóxicos a largo plazo, además de su elevado coste económico. Varios equipos de investigación de todo el mundo trabajan para encontrar una alternativa, induciendo una respuesta inmune contra el VIH-1 para controlar la replicación viral después de la discontinuación de la terapia antirretroviral. Los investigadores del equipo de Enfermedades Infecciosas y SIDA del Hospital Clínic/IDIBAPS en la Universidad de Barcelona, dirigidos por Josep Maria Gatell, publican hoy en Science Translational Medicine los resultados de seguridad, tolerabilidad, inmunogenicidad y respuesta virológica obtenidos con una nueva vacuna terapéutica.

Estos investigadores usaron células dendríticas (CDs) de los pacientes con VIH autólogo (del propio paciente) inactivado por calor. Al usar estas células como vacuna obtuvieron la mejor respuesta virológica alcanzada por ninguna vacuna terapéutica probada hasta la fecha. Felipe García, Montserrat Plana y Teresa Gallart son los principales autores de este trabajo realizado en el marco del Programa HIVACAT para la investigación y el desarrollo de vacunas terapéuticas y preventivas contra el SIDA. HIVACAT es una iniciativa impulsada conjuntamente por el IDIBAPS-Hospital Clínic y IrsiCaixa, en colaboración con la Obra Social "a Caixa" y ESTEVE, así como con el apoyo de los Departaments de Salut y de Economia y Coneixement de la Generalitat de Catalunya.

Para el estudio publicado en Science Translational Medicine, 36 pacientes en TARc con CD4+> 450 células/mm3 fueron asignados aleatoriamente a recibir tres inmunizaciones con CD pulsadas o con CD sin pulsar. La vacunación fue factible, segura y bien tolerada y cambió el equilibrio virus/huésped en favor del huésped. Al cabo de 12 semanas después de interrumpir el TAR, se observó una reducción de más del 90% de la carga viral estimada en 12 de 22 (55%) frente a 1 de 11 (9%) pacientes en el grupo CD-VIH-1 (vacunados) y el grupo control, respectivamente. Al cabo de 24 semanas la proporción era 7 de 20 (35%) entre los vacunados frente a 0 de 10 (0%) en el grupo control. La mayoría de los receptores de la vacuna habían sido capaces de controlar temporalmente la replicación viral con una reducción máxima de la carga viral por encima del 90% respecto a la carga inicial. Esta situación es similar a la respuesta obtenida con una monoterapia con medicamentos antirretrovirales. Se trata de la demostración más sólida en la literatura científica de que una vacuna terapéutica es factible.

Esta disminución significativa de la carga viral en plasma observada en los pacientes inmunizados se asoció con un aumento notable de la respuesta de las células T contra el VIH-1. Esto significa que la vacuna estimula efectivamente el sistema inmunológico. Esta investigación abre el camino para estudios adicionales con el objetivo final de alcanzar una curación funcional (el control de la replicación del VIH durante periodos largos de tiempo o durante toda la vida sin tratamiento antirretroviral). Un paciente con una curación funcional sería portador del virus a niveles indetectables, de modo que las medidas de prevención serían todavía necesarias a pesar de que el riesgo de transmisión quedaría minimizado. A pesar de que no se ha logrado todavía una curación funcional, los resultados publicados abren la posibilidad de conseguir una vacuna terapéutica óptima, o una combinación de estrategias que incluyan una vacuna terapéutica, y pueden contribuir a lograr este objetivo de acuerdo con el Editor's Summary del artículo publicado en Science Translational Medicine.

20 Dic 2012, 15: 33 ¡Escribe el primer comentario!

Un trabajo internacional liderado por el Instituto de Biología Molecular y Celular de la Universidad de Porto en el que han participado investigadores del IMIM (Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas), ha descifrado por primera vez el mecanismo por el cual una sustancia llamada anophelina, se une a una enzima, la trombina, implicada en el proceso de coagulación sanguínea. Este descubrimiento publicado en la última edición de la revista PNAS, abre la puerta por un lado al diseño de una nueva generación de fármacos anticoagulantes con un funcionamiento totalmente diferente al actual, y por otro lado, a la lucha contra la propagación de la malaria diseñando inhibidores de esta sustancia.

La anophelina es una sustancia que desempeña un papel esencial en la nutrición de un número importante de parásitos como los mosquitos Anopheles, los causantes de la malaria, o los murciélagos vampiro. Éstos necesitan alimentarse de sangre fresca e impedir que se coagule durante su ingesta. Para ello, utilizan potentes inhibidores del proceso de coagulación que afectan principalmente a la trombina. Los investigadores han descubierto que la anophelina bloquea la trombina de una forma novedosa y distinta a otras sustancias: es como la llave que entra en la cerradura de una puerta salvo que en este caso la llave entra por el otro lado, según explica Ricardo Gutiérrez Gallego, miembro del grupo de investigación en Bioanálisis del IMIM.

El trabajo partió de unos estudios recientes donde se describían unos inhibidores de la trombina que tenían unas estructuras novedosas. En el caso del inhibidor producido por el mosquito Anopheles, la anophelina, se vio que después de unirse a la trombina no se producía una degradación de proteínas y se inició el estudio sistemático de todos los coagulantes que tienen las distintas variantes de la especie de mosquito Anopheles. Gracias a la utilización de técnicas analíticas muy potentes y de gran sensibilidad se pudo determinar y monitorizar en tiempo real las interacciones moleculares de ambas, de la anophelina y la trombina, llegando a la caracterización detallada de su estructura y de su interacción. Asimismo, los investigadores también llevaron a cabo mutaciones de esta proteína, es decir fueron cambiando un aminoácido cada vez, para poder averiguar así las partes cruciales de la molécula en su interacción con la trombina.

En los últimos años, uno de los campos de investigación más activos ha sido la búsqueda del anticoagulante ideal ya que los que disponemos actualmente, pueden tener algunos efectos secundarios y su administración tiene que estar bajo un estricto control médico. "El descubrimiento de este nuevo mecanismo de interacción podría ayudar en un futuro no solo a crear fármacos anticoagulantes de nueva generación que puedan mejorar estos aspectos sino también a la lucha contra la propagación de la malaria" concluye. Gutiérrez Gallego.

En el estudio, que ha tenido una duración de 3 años, han participado también el Hospital de Sant Pau de Barcelona y el European Synchrotron Radiation Facility (ESRF) de Grenoble y fue financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación y por la Fundaçao para Ciencia e a Tecnologia de Portugal.

Unique thrombin inhibition mechanism by anophelin, an anticoagulant from the malaria vector. Ana C. Figueiredo, Daniele de Sanctis, Ricardo Gutiérrez-Gallego, Tatiana B. Cereija, Sandra Macedo-Ribeiro, Pablo Fuentes-Prior, Pedro José Barbosa Pereira.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad