alfasigma-7dm


Ramon Planas. Jefe del Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitario Germans Trias i Pujol. Badalona

«Soy partidario de realizar un cribado de la hepatitis C a todos los nacidos entre 1950 y 1980»

–¿Sigue habiendo mucha gente que está infectada por el virus C y no lo sabe?
–Efectivamente. Según diferentes estudios, estimamos que solamente están diagnosticados entre el 25 y el 40% de los infectados. Esto se explica porque la hepatitis C no causa molestias o se trata de molestias muy inespecíficas, como algo de cansancio o malestar en la zona del hígado. La hepatitis crónica sólo produce síntomas cuando ya está en la fase de cirrosis, y especialmente cuando la cirrosis está en fase de descompensación. Por ello, si realmente queremos ser eficientes y abordar seriamente el problema de la hepatitis crónica C, lo que debemos hacer es diagnosticar a todas las personas infectadas que aún no saben que lo están, a fin y efecto de evaluar en cada caso la posibilidad de tratamiento y evitar que alcancen las fases avanzadas de la enfermedad.

–¿Es usted partidario del cribado global a toda la población?
–Hasta ahora se ha hecho cribado a las personas que presentan factores de riesgo, como haber recibido transfusiones o haber sido operado antes de 1990, tener antecedentes de uso de drogas por vía intravenosa o relaciones sexuales de riesgo. Pero sabemos que es insuficiente. Es necesario un abordaje mucho más amplio y realizar un cribado que permita diagnosticar como mínimo al 75% de las personas infectadas. Existen modelos matemáticos que demuestran que esto es lo más eficiente. No hay más que mirar lo que se hace en Francia, donde se apostó por un programa nacional de abordaje de la hepatitis C que facilita el cribado casi general. Las expectativas de evolución de la enfermedad que hay en Francia son totalmente diferentes a las de España. Nos llevan unos 5 o 10 años de adelanto. Yo soy partidario de realizar un cribado general a los nacidos entre 1950 y 1980. Con ello podríamos identificar entre el 75 y el 80% de todas las personas infectadas. Esto sería eficiente, porque se puede disponer de medicamentos muy buenos, pero si solamente se utilizan en una pequeña proporción de los pacientes que los necesitan el impacto que van a tener estos tratamientos sobre la carga de la enfermedad a medio o largo plazo será menor.

–¿Qué soluciones puede haber para el problema de acceso a los nuevos tratamientos?
–Habría que crear algún tipo de estrategia nacional. Se puede calcular cuántos enfermos tenemos y de cuánto dinero se dispone y, por ejemplo, el primer año tratar a todos los cirróticos, el segundo año a los cirróticos que queden y a los que tengan un grado de fibrosis un poco más leve. Es decir, establecer un plan que sirva para hacer desaparecer la enfermedad progresivamente. Creo que sería una buena estrategia.

–En cualquier caso, ¿curar la hepatitis C es coste-efectivo?
–Sí, está clarísimo. Si se dispone de medicamentos altamente eficaces y se facilita el tratamiento, existen estudios que demuestran que en el plazo de unos 10 años se reducen en un 50% las muertes por cirrosis y en un 50% los trasplantes hepáticos, algo que es absolutamente coste-efectivo. Un trasplante cuesta, de promedio, unos 120.000 dólares. Además, si se elimina el virus en una persona que todavía tiene un grado de fibrosis moderado, sin llegar a cirrosis, ese paciente ya no necesitará recurrir al sistema sanitario a causa de la hepatitis. Pero es necesaria una estrategia acordada con todos los actores (administraciones, médicos, pacientes, etc.) y adaptada a los recursos disponibles.

–¿Cree que es posible erradicar la hepatitis C?
–Sí. Se dan dos escenarios que eran impensables hace 10 o 15 años. Uno era algo más previsible a partir del momento en que se podía detectar el virus, que es la disminución de los nuevos casos. Por otro lado, vamos a disponer de medicamentos que incluso en cirrosis descompensada consiguen curar el 90-95% de los casos. No hay quien pare esta tendencia, y es gracias a estos medicamentos como, en 12 o 24 semanas y con sólo uno o dos comprimidos al día, se cura una enfermedad capaz de matar, de producir cáncer y de requerir trasplante hepático. 

Valora este artículo
(2 votos)
Ramon Planas. Jefe del Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitario Germans Trias i Pujol. Badalona - 5.0 out of 5 based on 2 votes

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad