alfasigma-7dm


¿Qué hacemos ante un paciente que no sigue el tratamiento convencional?

Carme Batalla

Médico de familia. CAP de Sant Quirze del Vallès (Barcelona)

 

 

 

Paciente de 40 años diagnosticado de diabetes mellitus tipo 1 (DM1) en el hospital de referencia. Se le indica tratamiento estándar con dieta e insulina, pero el paciente decide poner su caso en manos de un inmunólogo y hacer dieta cetogénica. Cuando en el hospital se enteran de ello, le informan de que sólo lo atenderán si sigue las recomendaciones sanitarias del endocrinólogo. Al cabo de unos meses el paciente se dirige a su médico de familia para que le solicite las analíticas de control que precisa. Los resultados del análisis son normales, incluidas las cifras de hemoglobina glucosilada, que están dentro de los límites del buen control.

Dudas éticas y comentarios
Dado que se trata de un paciente con DM1, según los protocolos establecidos debería ser tratado y controlado por el servicio de endocrinología. Sin embargo, él ha decidido acudir a un centro privado y seguir un tratamiento no reconocido por el servicio público de salud; el médico de familia del paciente desconoce en buena parte la efectividad de ese tratamiento y el especialista del hospital le ha advertido que si no acata sus recomendaciones no le seguirá atendiendo en su consulta.

  • ¿Puede el endocrinólogo o el médico de familia dejar de atender a un paciente porque no sigue el tratamiento que le han aconsejado, aunque sí acuda a las visitas de control programadas?
  • ¿Debe el médico de familia solicitar las pruebas que le ha indicado el médico privado para comprobar el control de la enfermedad? ¿O estaría usando recursos públicos de forma inadecuada?
  • Si todos los profesionales del sistema público dejan de visitar al paciente porque se ha inclinado por otra opción terapéutica, ¿a quién consultará cuando tenga una duda, si cambia de idea respecto al tipo de tratamiento que seguir o si necesita otro tipo de atención?

Autonomía. Para que una persona pueda ejercer su derecho de autonomía, y por tanto pueda tomar decisiones sobre su salud, es imprescindible que sea competente para ello, que disponga de la información necesaria y suficiente respecto a los diagnósticos y tratamientos posibles para los problemas de salud que tenga, que esta información sea veraz y que la haya comprendido adecuadamente, que haya podido valorarla de la forma debida, y que conozca las ventajas e inconvenientes así como los riesgos y beneficios de las opciones existentes.

Si ésta es la situación del paciente, si conoce los riesgos y beneficios de sus decisiones, si sabe lo suficiente de su enfermedad y su posible evolución (en este caso, de la DM1), deberemos respetar su decisión, dejando claro cuál es nuestro criterio y explicándole que pensamos que el tratamiento escogido no es el más adecuado, pero también dejando la puerta abierta a que pueda consultarnos siempre que lo necesite o tenga dudas respecto a su enfermedad, su evolución, el tratamiento o cualquier otro problema que tenga, y por supuesto también si cambia de idea.

Justicia. Respecto a si solicitar o no las pruebas que necesita para el control de la enfermedad, hay que tener en cuenta que la diabetes es una patología atendida por el sistema público de salud, y que si el paciente necesita hacerse una analítica, un fondo de ojo u otra prueba relacionada con su patología, lo normal sería solicitarla, ya que esas pruebas se practicarían igualmente si siguiera el tratamiento recomendado por el endocrinólogo. En este caso no se estarían usando recursos públicos para atender una patología que no estuviese en la cartera de servicios.

Beneficencia. Aunque creamos que el tratamiento escogido por el paciente no es ni el mejor ni el más seguro, podemos explorar sus razones para haber escogido este camino, podemos preguntarnos si conocemos las posibles ventajas de las dietes cetogénicas para tratar la diabetes, podemos y debemos exponerle al paciente cuál es nuestro criterio y los motivos por los que consideramos que debería seguir el tratamiento recomendado por el endocrinólogo, pero lo que no podemos hacer es abandonarle.

Por otro lado, al menos por el momento, todos los resultados de la analítica son correctos.

Es responsabilidad de los profesionales dar apoyo al paciente y acompañarlo en todas sus decisiones, incluso si están convencidos, y así se lo comunican al paciente, de que no son las más acertadas; por otra parte, deben estar siempre abiertos a un cambio de criterio por su parte y a atender una petición de ayuda o cualquier duda.

Reflexiones finales
Es necesario que los profesionales sanitarios admitan que tampoco se conoce todo lo referente a la diabetes ni se dispone de un tratamiento curativo, lo que puede ser decisivo para que un paciente recién dignosticado busque otras alternativas e intente otros tratamientos, aunque no estén lo suficientemente contrastados ni reconocidos por buena parte de la comunidad científica.

Tanto los profesionales de atención primaria como los del hospital deberían trabajar siempre con el objetivo de mantener una buena relación con el paciente, de confianza y respeto a sus decisiones, y fomentar así que se sienta apoyado y consulte cuando lo necesite.

 

Bibliografía
Comitè de Bioètica de Catalunya. Recomanacions del Comitè de Bioètica de Catalunya davant el rebuig dels malalts al tractament, 2010. Disponible en:http://comitebioetica.cat/wp-content/uploads/2012/02/repositori_consentiment.pdf
Comitè de Bioètica de Catalunya. Guia de recomanacions sobre el consentiment informat 2003. Disponible en: http://comitebioetica.cat/wp-content/uploads/2012/02/repositori_consentiment.pdf [consultado el 4/1/2017].

Organización Médica Colegial. Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos. Código de deontología médica. Guía de ética médica, 2011. Disponible en: http://www.cgcom.es/sites/default/files/codigo_deontologia_medica_1.pdf [consultado el 4/1/2017].

Valora este artículo
(0 votos)

Médico de familia. CAP de Sant Quirze del Vallès (Barcelona)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

Comunidad