«Una cosa que Enfermera Saturada "odia" de los médicos: las pautas de medicación que les prometen a los pacientes pero que no dejan escritas»

Héctor Castiñeira
Enfermero en Hospital 12 de Octubre, escritor, articulista, tertuliano radiofónico y creador del personaje Enfermera Saturada, con más de 97.000 seguidores en twitter, 170.000 en Instagram y subiendo. Acaba de publicar en Plaza & Janés El silencio de los goteros, sexta entrega de las aventuras hospitalarias de la enfermera española más mediática.

-Desde Conchita Wurst ninguna barba había dado tanto que hablar. ¿Cómo ha sido el viaje de creación y salida del armario de tu alter ego Saturnina Gallardo, alias Enfermera Saturada?
-El personaje empezó en redes como un personaje anónimo y durante dos años ni siquiera mis compañeras de trabajo sabían quién estaba detrás en Enfermera Saturada, aunque todo el mundo pensaba, lógicamente, que era una chica. Pero el personaje fue creciendo y me agobiaba mantener el anonimato, esconderme para tuitear, vigilar que mis compañeras no se sintieran identificadas con lo que contaba... Pasé de disfrutar mucho el personaje a agobiarme más que a disfrutarlo y fue cuando me dije que había que salir del anonimato. Decidimos hacerlo en la Feria del Libro de Madrid y fue una sorpresa muy grande porque todo el mundo se esperaba que fuera una mujer. A medida que iba firmando libros se fueron moviendo fotografías por las redes, que llegaron rápido a mis compañeras de trabajo...

-Desde 2013 Enfermera Saturada sale a libro por año. Y eso sin contar redes sociales, webs, blogs, colaboraciones en medios de comunicación... ¿Seguro que eres un enfermero vocacional o es que no te llegó la nota para periodismo?
- Realmente siempre me gustó mucho comunicar y con este trabajo a pie de cama te pasas el día comunicando: informando, comunicando el proceso de la enfermedad, el diagnóstico, como va a ser el proceso de ese paciente...al final creo que esta pasión por comunicar es inherente a nuestra profesión. La verdad es que estoy muy contento con todas esas colaboraciones que tengo en medios y demás porque me permiten divulgar salud, poder dar información fiable de salud en los medios.

Y sobre todo llevar la salud a pie de calle, alejado del lenguaje sanitario que está lleno de palabras complicadas. A menudo te dan un diagnóstico y ves que el paciente te está mirando con esa cara... pues como la mía cuando voy al taller y el mecánico me explica algo del coche y yo no entiendo nada, porque los tecnicismos a veces nos pierden. Por eso divulgar contenidos de salud sin tecnicismos es algo que me gusta mucho hacer.

Hector Castineira Enfermera Saturada 4-A estas alturas de tu carrera profesional sanitaria, ¿cómo llevas el tema de la inestabilidad laboral? ¿Hay luz al final del túnel?
-Pues es complicado encontrar esa luz al final del túnel, porque somos muchos y es difícil conseguir plaza en las oposiciones. Yo creo que me jubilaré eventual.

Hasta ahora he firmado más de 500 contratos, porque cuando llegué a esta cifra dejé de contar, pero cada vez que pido la vida laboral salen un montón de folios. Hace poco se jubiló mi padre y me decía que él solamente tiene un folio de vida laboral, que algo estaré haciendo mal...

-Tu última novela es El silencio de los goteros. Cuando llegue la película, ¿a quién le darías el papel de Annibal Lecter del sistema sanitario?
- Creo que podría ser el consejero de salud de cualquier comunidad autónoma. Porque finalmente es el que mete la tijera, el que recorta, y el que se olvida de las listas de espera o de la inestabilidad del personal sanitario. Me preocupan ambas cosas. Lógicamente nuestra inestabilidad, porque eso también acaba afectando, pero también las listas de espera o el hecho de que se cierren camas en verano y que luego no se vuelvan a abrir o se abran menos de las que han cerrado. Y al final te preocupa también como paciente, porque mañana puedo ser yo o alguien de mi entorno el que está al otro lado y sabes los problemas y las carencias que hay.

-Gracias a tus libros conocemos buenas historias y anécdotas de las relaciones entre enfermería y pacientes. ¿Pero qué nos puedes contar de la relación médicos/enfermería? ¿Da para unos cuantos libros más?
- Sí que daría para unos cuantos libros más, pero también es cierto que llevo ya casi 15 años en esta profesión y he visto una evolución. Esa relación más distante que había hace años realmente está desapareciendo y solo la ves en profesionales de más edad, que están ya próximos a la jubilación. Entre profesionales jóvenes la relación es mucho más fluida porque vemos que todos tenemos el mismo fin, que es trabajar por la salud de la persona que está ingresada, y que es un trabajo colaborativo. Porque al final, colaborando entre médicos y enfermería el problema se soluciona antes y el alta también llega antes.

-Dime al menos tres cosas que Enfermera Saturada odia (cordialmente) de los médicos y médicas
-A ver... Una sería cuando el médico le dice al paciente que la va a dejar pautada una medicación pero no lo hace. Esto se convierte en una lucha continua con el paciente, que reclama la medicación pero nosotros no se la podemos dar si no está por escrito y ahí empieza la pelea: -Que me la tienes que dar! –Que no te la puedo dar, que no está pautada... Esta sí que es una cosa que Saturnina odia de los médicos: las pautas de medicación que les prometen a los pacientes pero que no dejan escritas.

Otra sería cuando llegan todos los especialistas a la vez a pasar visita a la planta: el cardiólogo, el digestivo, el neurólogo... De repente llegan todos juntos, cambian las órdenes de tratamiento a la vez, todos reclaman que vayas a ayudar con algún paciente. A ver! vamos a organizaros para que todo esto vaya mejor.

Y también las peticiones que se quedan sin firmar y que no podemos cursar. Y tienes que llamar a los médicos para que vuelvan a venir y muchas veces no pueden porque ya están en otro lugar... Esos pequeños olvidos que al final hacen que todo se retrase un poco.

Pero bueno, seguro que los médicos también tienen tres cosas o más que odian de los enfermeros, seguro.

-¿Les recetarías alguno de tus libros a los médicos de planta? ¿En qué crees que podrían ayudarles?
-Creo que podría ayudarles a ver el mundo sanitario desde los ojos de la enfermería. Nuestra opinión también es importante, porque quien está 24 horas a pie de cama somos nosotros. El médico pasa unos minutos por la habitación, ve la evolución del paciente, se va y no vuelve hasta el día siguiente. El estar las 24 horas a pie de cama te hace tener otra visión del paciente, de su entorno y también del mundo sanitario. Creo que les ayudaría a ver al paciente un poco más de cerca.

Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en 31 Oct 2019, 16: 42

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad