alfasigma-7dm


La llegada del frío dispara las exacerbaciones de la EPOC

La bajada de las temperaturas y la aparición de infecciones virales como la gripe provocan que el paciente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) afronte los peores meses del año, en los que se registra un pico importante de agudizaciones.

Las exacerbaciones constituyen el motivo más frecuente de visitas médicas, así como de consultas a urgencias e ingresos hospitalarios, reportando unas cargas y costes sanitarios notables. En consecuencia, la prevención supone el objetivo primario en la gestión de la EPOC, tanto para mejorar el estado de salud de quienes la padecen como para preservar los recursos sanitarios.
José Luis López-Campos, neumólogo del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, recuerda que “no todas las exacerbaciones son iguales, ya que hay algunas producidas por infección vírica o bacteriana, otras que pueden deberse a la polución o a reacciones de tipo alérgico y otras que no tienen una evidencia clara. En función del tipo, las exacerbaciones deben tener un tratamiento distinto”. A la hora de abordarlas, “saber identificarlas adecuadamente y a tiempo, conocer la gravedad de la exacerbación, para lo que tenemos diversas variables clínicas que nos pueden ayudar, y averiguar, en concreto, el tipo de exacerbación, son los tres factores esenciales que el especialista debe controlar”, afirma el experto.

Tabaco y agudizaciones
El tabaco es el primer paso que el paciente con EPOC debe dar si quiere prevenir la aparición de agudizaciones. Marc Miravitlles, neumólogo del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, asegura que, además, existe una fuerte correlación entre el hábito de fumar y la incidencia de comorbilidades graves: “la comorbilidad cardiovascular es muy frecuente en los pacientes con EPOC, porque la mayoría son fumadores y presentan mayor riesgo”. Además, explica el especialista, “existe el condicionante de que los pacientes desarrollan poca actividad física, por lo que pierden masa muscular y forma física, entrando en una espiral de menor actividad y peor calidad de vida, lo que conlleva peores indicadores de la enfermedad y menor supervivencia”.

Estudios recientes cuestionan la eficacia de la terapia inhalada con corticoides en la prevención de las agudizaciones, objetivo esencial para médicos y pacientes, ya que la utilización excesiva o prolongada de esta terapia puede no ser beneficiosa para el paciente a largo plazo. En este sentido, López-Campos señala la eficacia de la broncodilatación doble por encima de otras terapias: “cuando se ha comparado la eficacia de los broncodilatadores frente a corticoides, parece que los broncodilatadores de acción prolongada tienen ventajas en la mejora de la función pulmonar e incluso en la prevención de exacerbaciones en el paciente con EPOC. Esto hace que tengan un papel más importante para los especialistas a la hora de tratar al paciente”, explica.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad