alfasigma-7dm
Premios-Esteve


La mayoría de personas con alto riesgo de ictus no están siendo examinadas para detectar los factores de riesgo habituales

Una nueva investigación publicada por Economist Intelligence Unit (EIU), división de The Economist, revela que más del 75 % de las personas mayores de 65 años en todo el mundo no están siendo evaluadas para detectar fibrilación auricular (FA) y otros factores habituales de riesgo de ictus durante las revisiones rutinarias en atención primaria, aunque esta sea considerada una población con alto riesgo de padecerlo.

En el informe Prevención del ictus: Evolución desigual, patrocinado por la alianza Bristol-Myers Squibb-Pfizer, se analizaron 20 países y se observó que los esfuerzos por controlar a las personas con factores de riesgo de ictus, como la FA y la hipertensión, varían en gran medida incluso en países con un sistema sanitario bien establecido y economías desarrolladas.

Según afirma Becca Lipman, editora de la división líder de EIU y de este informe,"con 6,2 millones de muertes, el ictus es la segunda causa principal de muerte a escala mundial, aunque podrían prevenirse cerca del 80 % de los casos. "

Bristol-Myers Squibb y Pfizer han patrocinado la iniciativa Preventing Stroke: Unven Progress, dirigida por The Economist Intelligence Unit (EIU). La EIU investigó los avances en la prevención del ictus y las políticas relacionadas de 20 países diferentes: Alemania, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, China, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, México, Países Bajos, Noruega, Rusia, Arabia Saudita y Sudáfrica, Suecia, Turquía, el Reino Unido y los Estados Unidos. La EIU elaboró un sistema de puntuación para evaluar el desempeño de cada país en cuatro categorías diferentes y realizó entrevistas en profundidad con expertos en salud cardiovascular e ictus, que se incluyeron en el informe final.

Para el informe Prevención del ictus: Evolución desigual se consideraron los esfuerzos en medidas para evaluar y reducir los riesgos de ictus en diferentes aspectos, incluyendo la concienciación, las prácticas de detección y las políticas. Algunos de los hallazgos clave son:

  • Existe una desconexión entre las buenas prácticas establecidas y la práctica clínica cotidiana. Por ejemplo, hay lagunas en la formación de los profesionales sanitarios sobre la identificación y el tratamiento adecuado de los riesgos de ictus.
  • La detección de la FA y la hipertensión sigue siendo baja y no se realiza con regularidad en la práctica clínica.
  • Las políticas futuras deberían centrarse en estrategias para mejorar el conocimiento de los factores de riesgo de ictus, implementar exámenes sistemáticos y oportunos e incluir enfoques de intervención sanitaria tanto individuales como a nivel poblacional.
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad